Local

La crisis empuja a los alumnos a convertirse en autónomos

el 07 mar 2012 / 18:03 h.

TAGS:

Con más de un 40% de paro juvenil y una oferta de empleo público en franco retroceso, es fácil de entender que los jóvenes apliquen el castizo “buscarse las habichuelas”. El tercer Upobarómetro , estudio de opinión que anualmente dirige el catedrático Francisco Llera en la Pablo de Olavide, evidencia que los universitarios piensan ya en el autoempleo como forma de conseguir un puesto de trabajo.

En esta nueva oleada, realizada en diciembre de 2011 a 501 alumnos de la Olavide, irrumpe “con fuerza” la opción profesional del autónomo: un 12% de los encuestados muestra esta preferencia laboral, un porcentaje idéntico al que mide el retroceso que registra la posibilidad de trabajar en un organismo público que, pese a todo, sigue siendo la opción preferida por algo más de un tercio del alumnado (34%). Las mujeres son las que más se decantan por esta opción, un 38% frente al 31% de los chicos, empujadas quizás por la necesidad de conciliar la vida laboral con la familiar (lo que denota, por otra parte, que queda mucho por hacer en materia de igualdad).

Llera interpretó este gusto por el trabajo como autónomo como un signo de “homogeneización” de los alumnos de la Olavide con aquellos de comunidades autónomas más ricas, caso de Cataluña. Ciertamente, el hecho de que un 12% de los jóvenes universitarios se decante por ser su propio jefe denota un cambio de mentalidad. Otra cuestión a analizar es la calidad y constancia de estos emprendedores que lo son, a priori, más a la fuerza que por vocación.

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha abierto el melón de la modificación de los criterios de adjudicación de becas con el fin de introducir la variable del rendimiento académico. En el alumnado de la Olavide, el ministro tiene un perfecto aliado a tenor de los resultados del Upobarómetro. Tres de cada cuatro universitarios (75%) opina que los criterios de concesión deben mezclar el nivel de ingresos de las familias y los resultados académicos. El 51% de los encuestados considera injusto el actual sistema de becas. En cuanto a las tasas (precio de las matrículas), una mayoría exigua las considera suficientes, el 53% frente al 38% que las tacha de excesivas.

En clave interna, la Olavide sale muy bien parada en esta tercera edición del Upobarómetro, con una media de 3,8 sobre cinco en la valoración general. Sólo se detectan algunos puntos negros. En posgrado, los estudiantes prefieren seguir ampliando conocimientos fuera, un 49% frente a un 34% que seguiría en la Olavide. Y se aprecia un aprobado raspado a la calidad de los servicios administrativos.

  • 1