Local

La crisis empuja a reconvertir 4.136 viviendas libres en VPO

Los promotores se aseguran su comercialización a un precio más barato

el 05 ene 2011 / 19:55 h.

TAGS:

La Junta puso en marcha esta medida a finales de 2008.

El efecto más dañino del pinchazo de la burbuja inmobiliaria es la enorme cantidad de pisos que han quedado colgados con el cartel de se vende. Ese stock, la mayoría en manos de los bancos y los promotores, es el principal obstáculo para que fluya el crédito bancario, condición sine quanum para que se reactive la economía.


Una de las medidas que puso en marcha la Junta a finales de 2008 para dar salida a ese stock es la posibilidad de reconvertir viviendas proyectadas inicialmente como de renta libre en VPO para facilitar su venta. Unos 4.136 pisos han pasado a ser protegidos en la comunidad.


Con este cambio, los promotores se aseguran la comercialización de las casas porque la demanda de VPO no ha bajado en Andalucía y, además, los bancos ponen menos trabas a estos compradores porque la morosidad hipotecaria de los mismos es muy baja. La consejería de Obras Públicas y Vivienda está estudiando otras 768 solicitudes para ver si cumplen con los requisitos legales. Los pisos que se han podido reconvertir no son de lujo porque las VPO tienen unas características específicas, como el tope de renta de sus compradores -que no puede superar los 36.000 euros brutos anuales- o la superficie de la casa -en torno a 90 metros cuadrados-.


Eso sí, la Junta, a través de la orden de desarrollo del Plan Concertado 2008-2012, flexibilizó las condiciones para que pudieran acogerse a esta medida más promociones de renta libre. Por ejemplo, permite que cada habitación o estancia de una VPO sea un 15% más grande o pequeña de lo estipulado siempre que se respete el límite en el tamaño global de la vivienda. Además, aunque la mayoría de las casas que han cambiado su régimen aún no habían iniciado su construcción, la Junta también permite beneficiarse de la conversión a algunas promociones ya terminadas. Deberán tener el certificado de final de obra expedido antes de la entrada en vigor de esta orden y haber obtenido de forma conjunta la calificación provisional y la definitiva (es decir, la que acredita que la obra está ya finalizada y se ajusta a los parámetros de VPO).


El 56% de las viviendas que se han convertido en VPO lo han hecho en régimen de alquiler, la mayoría de ellas en alquiler con opción a compra. Esta modalidad es, hoy en día, la preferida por promotores y compradores porque no necesita que el banco autorice un préstamo y, además, el beneficiario puede adquirirla en propiedad pasados los diez años sin perder el dinero invertido en el arrendamiento.


nuevas preferencias. El cambio de tendencia en las preferencias de los que piden una VPO se ha visto reflejado en las primeras 18.000 inscripciones en los registros municipales de demandantes. Son las bases de datos que deben poner en marcha los ayuntamientos y que determinarán la necesidad de vivienda protegida de una localidad y la oferta necesaria para satisfacerla. El 66% de los andaluces apuntados en los registros quieren optar a una VPO de alquiler, conscientes de los problemas de acceso al crédito. Hasta el inicio de la crisis, mayoritariamente se solicitaba un piso en propiedad.


De las 4.136 viviendas de renta libre que han pasado a ser VPO, el 44% se ha catalogado en régimen de venta. En total y por provincias, es en Almería donde más pisos se han reconvertido (1.910) y en Córdoba y Granada donde menos (51 y 52, respectivamente).

  • 1