Economía

''La crisis exige un sindicato más combativo y beligerante''

Por cuarta vez consecutiva, Pastrana afronta la dirección de UGT-A. Reconoce que en la actual situación económica los fines son los mismos pero cambian las estrategias para alcanzarlos.

el 16 sep 2009 / 08:34 h.

-Afronta su cuarto mandato y se augura duro. ¿Cómo va a gestionar UGT ante la crisis?

-Los objetivos del sindicato no serán distintos. Sí tiene que cambiar la estrategia. Difícilmente sólo a través de la negociación colectiva consigamos resultados, probablemente la acción sindical sea más incisiva para afrontar la lucha de intereses donde los empresarios pretenden mantener sus beneficios a costa de la pérdida de empleo y de derechos laborales. Si siguen negándose a negociar convenios y además quieren desregular el empleo, nos vamos a ver abocados a una estrategia más de movilización que de negociación.

-Suena guerrillero y su primera labor será negociar la concertación social...

-Sí, hay prevista una reunión el día 14, pero yo detecté a final de julio un clima distinto en los empresarios andaluces al de la CEOE. Entonces se comprometieron a impulsar la negociación colectiva y la aplicación de los convenios vigentes. De hecho, ayudaron a desbloquear el de hostelería en Málaga y también hay colaboración en el de la construcción. Creo que la CEA está dispuesta al acuerdo, aunque estamos al inicio de la negociación y vamos a empeñarnos en cambiar el modelo productivo. Si los empresarios pretenden sólo ayudas para volver al anterior, entendemos que no es viable y no garantiza empleo.

-¿Los problemas presupuestarios de la Junta también añadirán complejidad? UGT exige que no haya recortes sociales pero la renta básica ya se se ha quedado en el aire.

-No vamos a admitir ningún recorte social. Entendemos que la Junta tenga serias dificultades para cuadrar los Presupuestos pero en estas circunstancias tiene que cubrir las necesidades de los ciudadanos. Si tiene que hacer recortes, tendrá que hacerlos garantizando una cobertura social y servicios de calidad.

-También se habla de congelar el sueldo de los funcionarios.

-Intentaremos garantizar que no pierdan poder adquisitivo, con incrementos pactados, por anualidades... Pero lo que nos importa es que las personas que han perdido su empleo o con ingresos mínimos tengan aseguradas unas condiciones de vida dignas. Por eso llevamos tiempo pidiendo a la Junta programas para emplear a miembros de familias con todos en paro con iniciativa pública o convenios con empresas. Entendemos que el sistema de subsidios, aparte de insuficiente, es limitado en el tiempo y no permite ser ciudadanos de primera. El subsidio en Andalucía en la actualidad suena mal. El objetivo es hablar de empleo en vez de subsidio, especializar a trabajadores en nuevos sectores innovadores y fortalecer esas actividades para avanzar en el nuevo modelo productivo. Aunque hay sectores tradicionalmente competitivos en Andalucía que deben seguir impulsándose e innovando, como el agroalimentario o el turismo. También es fundamental el cambio de mentalidad de los empresarios andaluces.

-¿En qué sentido?.

-Nuestro tejido está basado en microempresas que tienen enormes dificultades para competir en un mercado globalizado y hasta para sobrevivir, como ha puesto de manifiesto la crisis. Hay que cambiar cierta mentalidad individualista, poco asociativa y un modelo de gestión familiar o poco profesionalizado. Deben aprender de esta crisis. No quiero decir que en Andalucía no haya buenos empresarios y buenas empresas, pero no han evolucionado.

-Algunas críticas hablan de una UGT muy alejada de las bases trabajadoras. ¿Cambiará la acción sindical en esta nueva etapa?

-Los cambios que se harán son los que se han decidido por unanimidad, no porque alguien diga que algo no le gusta.

-Diga el principal éxito y fracaso de estos cuatro años.

-Los logros son fruto del esfuerzo conjunto, que tengamos más afiliados y delegados no es fruto de mi trabajo personal. Es importante el papel que hemos jugado en la reforma del Estatuto de Autonomía, el Pacto y la Ley de Vivienda, la Ley de Aguas o haber facilitado a través de los servicios de orientación que miles de trabajadores encuentren empleo. También es cierto que hay trabajadores a los que no llegamos o no podemos ayudar y ése es nuestro gran reto. La situación actual requiere un sindicato más combativo en determinadas empresas y sectores y más beligerante ante el aumento del desempleo y la pérdida de derechos laborales con la crisis, porque al haber menos empleo hay más abuso de los trabajadores.

  • 1