Local

La crisis llega al sector del pan por el incremento del precio del cereal

El gremio de los panaderos intenta sobrevivir en Alcalá de Guadaíra, más conocida como Alcalá de los panaderos, bajo unas condiciones que distan mucho de ser las óptimas cuando el precio de las materias primas utilizadas en su elaboración no paran de subir constantemente. (Foto: El Correo)

el 14 sep 2009 / 21:14 h.

TAGS:

El gremio de los panaderos intenta sobrevivir en Alcalá de Guadaíra, más conocida como Alcalá de los panaderos, bajo unas condiciones que distan mucho de ser las óptimas cuando el precio de las materias primas utilizadas en su elaboración no paran de subir constantemente.

En concreto, el incremento del precio de los cereales les ha puesto difíciles las cosas a los afamados panaderos de Alcalá. Con la subida del cereal se han visto obligados a incrementar el precio del pan, pero a riesgo de dejar de seguir siendo competitivos entre los distintos hornos que existen en la ciudad o con otros hornos de fuera. Sin embargo, muchos empresarios ya se han empezado a mentalizar de que la subida de los precios, o la desaparición, son las únicas soluciones posibles.

El dueño de la panadería Eulogio en el barrio del Instituto cuenta cómo "la harina ha subido su precio en lo que va de año cinco veces, pasando de 30 céntimos el kilo a 50". Eulogio González explica que un horno pequeño como el suyo puede gastar 200 kilos de harina al día "con lo que pueden calcularse los gastos que tenemos ahora que suponen un incremento superior al 60% sobre los gastos que teníamos antes".

Este reconocido panadero, que lleva toda la vida trabajando en el sector, señala que "aunque el pan es el alimento que más barato se vende en el mercado, para subsistir no hemos tenido otra alternativa que incrementar los precios hasta un 20%".

Para Eulogio los cambios no son excesivos pero la gente es más cautelosa cuando va a comprar el pan, "no te dicen bueno dame cuatro o cinco bollos, ahora miran mejor lo que compran"

ya no hay panaderos. Otro de los problemas a los que se enfrenta el sector es a la falta de panaderos. "La profesión es dura y ya nadie quiere dedicarse a esto", explica Eulogio mientras no deja de reconocer que a él mismo le cuesta mucho hasta irse de vacaciones porque "es un trabajo de siete días a la semana y además se trabaja de noche, por lo que ya nadie quiere aprender el oficio".

Según la Asociación de Panaderos de Alcalá, sólo esta ciudad cuenta con 16 hornos y con más de 100 despachos de pan. La entidad explica además que la crisis en el sector va en aumento, los hornos van cerrando por falta de rentabilidad, hace tres años había 20 hornos y hace 20 años había más de 40.

El pan engorda.

Pero también existen razones culturales. Hoy en día no se come el mismo pan que antes. El bocadillo de la merienda ya no es tan tradicional, según los datos de la Asociación Nacional de Fabricantes y Expendedores de Pan, "hemos pasado de consumir 200 gramos de pan por persona y día, a sólo unos 50 gramos".

La concepción de que el pan engorda hace mella en el sector, sobre todo en una sociedad en la que estar delgado es cada vez más una obsesión.

Asunción, propietaria de una panadería en la zona norte de Alcalá de Guadaíra, asegura que la solución es vender otros productos para compensar las pocas ganancias del pan: frutas, verduras, dulces... Ella intenta reciclarse y buscar alternativas al pan de toda la vida como es el caso del hojaldre, con el que prepara bocadillos rellenos y empanadas. Es una alternativa que usa sobre todo los fines de semana.

  • 1