Local

La crisis obliga a muchos divorciados a pedir a los jueces que rebajen la pensión

el 07 oct 2012 / 19:08 h.

TAGS:

Un padre se despide de su hija en la puerta de uno de los colegios de Sevilla, antes de comenzar la jornada escolar.

Cada vez que se habla de los efectos de la crisis en los juzgados se piensa en embargos, desahucios, deudas o despidos. Pocas veces se habla de cómo los padres y madres divorciados tienen que afrontar en plena debacle económica el pago de las pensiones de manutención al progenitor que tiene la custodia de los hijos desde la separación. Muchos de ellos se han visto obligados a solicitar a los jueces de Familia que revisen las cuantías de estas pensiones a la baja al haber perdido su puesto de trabajo o cambiado sus circunstancias salariales. Esto ha motivo que desde 2008 los juzgados hayan recibido un 63% más de este tipo de asuntos.

Más que en los divorcios, que se mantienen en cifras similares comparando el primer semestre de 2011 con el de 2012, estos juzgados están recibiendo una avalancha de solicitudes para rebajar las manutenciones. Y es que para muchos padres su situación económica ha variado mucho desde que se produjo la ruptura del matrimonio hasta la actualidad por culpa de la crisis. Esto ha hecho que si en 2008 los cuatro juzgados de Familia de Sevilla contabilizaron 290 peticiones de modificaciones de medidas en el primer semestre, en el mismo periodo de este año la cifra haya llegado a los 473. Es decir, un 63% más. De hecho, comparando este dato con el de 2011 el crecimiento ha sido en sólo un año ha sido del 26%, pues en 2011 fueron 375 solicitudes.

custodia compartida. "Hay un auténtico chaparrón de modificaciones de medidas para revisarlas a la baja, ya que muchos padres o se han quedado en paro o han sufrido reajustes económicos en sus empresas", explica la abogada María Pérez Galván, experta en asuntos de Familia. En su despacho no sólo han experimentado un incremento en este tipo de casos, sino también en "liquidaciones de bienes gananciales", para así poder vender la vivienda y no tener que hacer frente a la hipoteca, y de solicitudes de custodia compartida. "Esto no significa que los padres la pidan para tener que dejar de pagar las pensiones, porque en muchas ocasiones no se comparten los gastos al 50%, sino que una parte debe aportar más que la otra", señala Pérez Galván.

La letrada destaca que muchos padres se han quedado sin trabajo o bien han visto reducida su jornada laboral "y ahora disponen de más tiempo para estar con sus hijos". Muchos de estos padres son personas relacionadas con la construcción, "desde albañiles hasta arquitectos y aparejadores".

En muchos de estos casos, los padres habían acordado que fuera el otro progenitor el que se quedara con la custodia de los hijos por falta de tiempo. "Pero ahora pueden disfrutarlos. Muchos lo hacen con total acuerdo de la madre, ya que también le libera a ella del gasto de guardería o un cuidador", destaca la letrada, quien también se encuentra con casos en los que los hijos son ya adolescentes "y los padres acuerdan la compartida para que tenga el referente por igual de ambos progenitores y que ambos estén implicados en esta etapa".

La abogada lamentó que la falta de medios y de juzgados, "pues Sevilla necesitaría 10 o 12 juzgados y no cuatro", está haciendo que estos órganos estén "desbordados". "Hay asuntos que se están señalando para marzo o abril de 2013 y ahora se están celebrando los que presentamos en enero", explica. Esto quiere decir que una persona que quiera modificar su pensión porque no puede hacer frente a la misma tiene que esperar siete meses. "Esto en Sevilla, en la provincia es peor porque un mismo juez igual resuelve un divorcio que unas lesiones", afirma.

  • 1