Local

La crisis 'obliga' a prorrogar el modelo financiero universitario

Se alega que hay flecos pendientes del actual, firmado en 2007, pero en el trasfondo está la crisis. Las universidades pequeñas lo aceptan a regañadientes porque creen que les perjudica.

el 25 ene 2011 / 21:31 h.

TAGS:

El consejero de Innovación, Antonio Ávila, con el rector de la Olavide, durante la inauguración de este curso.
Las universidades andaluzas y la Consejería de Innovación, de la que dependen, trabajan ya en prorrogar el actual modelo de financiación de la enseñanza superior andaluza. Éste, cuya vigencia termina este año, tenía un objetivo claro: llegar a 2011 habiendo destinado a las universidades el 1,05% del PIB andaluz. Fuentes de la consejería aseguran haber "cumplido" con este porcentaje, con la salvedad -importante- de que el PIB andaluz se ha visto recortado como consecuencia de la crisis (en 2009 cayó un 3,6% respecto a lo previsto y en 2010 se estima que esa caída ronde el 0,5%).

 

Es precisamente el contexto económico el que justificaría una prórroga del actual modelo de financiación hasta al menos 2013, alegan tanto universidades como Gobierno andaluz. Determinados indicadores del modelo "no se han alcanzado" como consecuencia de la crisis, caso de la financiación vinculada a los resultados de investigación, la captación de recursos externos (es decir, de empresas) o el compromiso de inserción laboral de los licenciados, por citar algunos.

Éstos son los motivos oficiales. Pero en el trasfondo de todo subyace también casi una obviedad: el momento económico en el que se negociaría el nuevo modelo de financiación no es precisamente el mejor. De ahí que las universidades -sobre todo Sevilla y Granada- prefieran quedarse con un modelo que, con sus virtudes y sus defectos, no ha dado malos resultados del todo. Se decantan por el actual sistema como "mal menor". Las universidades más pequeñas, como la Pablo de Olavide de Sevilla, acatan la decisión, aunque a regañadientes. De hecho, la Olavide deja clara su postura y avisa en sus presupuestos para 2011 de cuál será su posición en el futuro: "Cara a un próximo modelo de financiación, esta universidad deberá plantear la necesidad de que se recojan sus características y peculiaridades a los efectos de poder contar con una plantilla de profesorado homologada a la media andaluza, en cuanto a categorías administrativas y distribución de profesores a tiempo completo". "Asimismo -continúa- deberá reflejar las características y estado de un campus extenso que tiene para su gestión y mantenimiento unos costes fijos muy elevados en términos de porcentaje sobre el presupuesto".

La propuesta será debatida en las próximas semanas en el seno del Consejo Andaluz de Universidades (CAU). En dicha reunión se "redefinirán los indicadores y los objetivos", aclararon fuentes de la Consejería de Innovación.
"acompasar" los planes. De prorrogarse el modelo, no sería la primera vez que la Junta toma una medida así en relación con asuntos económicos universitarios. De hecho, el plan plurianual de inversiones (que se destina a la costear nuevas infraestructuras en los campus) expiró en 2010 y "de facto" la Consejería de Innovación decidió prorrogarlo dos años más, según las fuentes académicas consultadas. Si se aplazase también el modelo de financiación, se podrían "acompasar" ambos planes.

El modelo de financiación que acordaron las universidades y la Junta en 2007 se basaba en la siguiente distribución de los recursos: el 70% del presupuesto universitario procedería de las transferencias de la Junta y el 30%, de los fondos públicos y privados que las instituciones académicas fueran capaces de captar. El vincula parte del dinero además a que dos años después de que los licenciados hubieran terminado sus estudios estuvieran trabajando, así como que el 20% de egresados en los tres años siguientes a la graduación hubieran creado sus propias empresas.

  • 1