Local

La crisis paraliza las obras y se registran menos infracciones urbanísticas

El sector de la construcción ha sido uno de los primeros en tambalearse por la mala situación económica. Por eso el número de obras ha caído desde el pasado año y eso explica que las infracciones urbanísticas hayan descendido un 12,4%.

el 16 sep 2009 / 02:11 h.

TAGS:

El sector de la construcción ha sido uno de los primeros en tambalearse por la mala situación económica. Por eso el número de obras ha caído desde el pasado año y eso explica que las infracciones urbanísticas hayan descendido un 12,4%.

Las obras particulares sin licencia bajaron un 14,3% en 2008 con respecto al año anterior, de 700 a 600, según los datos aportados por la Gerencia Municipal de Urbanismo, mientras que las ocupaciones ilegales de la vía pública descendieron de 500 a 451 en ese mismo periodo.

En total, de 1.200 infracciones se pasó a 1.051, un 12,4% menos. El motivo es que las obras han descendido desde que comenzaron a sentirse los primeros efectos de la crisis inmobiliaria y financiera, y de ahí que el servicio de disciplina urbanística de la Gerencia haya tenido y esté teniendo menos trabajo.

Las sanciones impuestas por este departamento también bajaron: de las 220 de 2007 a las 208 del pasado año (las mayores multas al respecto oscilan entre los 90.000 y los 120.000 euros). Las órdenes de restitución (tras casos de derribos parciales o totales ilegales) cayeron de 326 a 291 en ese mismo periodo, mientras que se precintaron 45 obras en 2008 por 52 en 2007. El precinto se aplica en los casos en los que no se cumple una orden de paralización de obras.

El pasado año se pararon 274 construcciones, frente a las 281 de 2007. Eso sí, las demoliciones efectivas se incrementaron de ninguna a 23. La razón es simple: la tramitación es muy larga y en 2007 no se terminó ninguno de los procedimientos de años anteriores, pero en 2008 sí.

En la mayoría de los casos, desde que se paraliza una obra hasta que se lleva a cabo la demolición efectiva pueden pasar hasta cuatro años. Es lo que se tarda (burocracia mediante) en resolver los recursos contencioso-administrativos que presentan los promotores.

Además, la obtención de la autorización judicial para acceder a una finca para demoler también es lenta, incluso puede tardar entre 4 y 6 meses.

Por otro lado, una vez que se consume el proceso, se dan muchos casos en los que el promotor opta por derribar la obra ilegal pocos días antes de la intervención de la Gerencia de Urbanismo, ya que le puede salir más barato que tener que pagarle el trabajo a la administración. Con todo, en pocos casos se llega a la demolición. En disciplina urbanística se aplica el principio de proporcionalidad, por lo que se permite que una infracción no legalizable no sea derribada si no constituye un incumplimiento grave del reglamento.

Sólo la instalación de vallas publicitarias sin licencia aumentó, aunque sensiblemente, en 2008: se detectaron 102 frente a las 100 del año anterior.

Según la zona de la ciudad, las infracciones urbanísticas son de uno y otro tipo. El servicio de disciplina de la Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento constata que en los suelos industriales se suelen construir entreplantas sin permiso, mientras que en los suelos no urbanizables lo que más se detectan son edificaciones sin licencia.

En el centro histórico de la ciudad, las ampliaciones por remonte o áticos son las infracciones más frecuentes, mientras que en las viviendas adosadas encabezan la lista de irregularidades las ampliaciones por colmatación. En las casas aisladas, la infracción más recurrente es la ocupación de espacio libre de la parcela sin autorización. Es decir, la mayoría de los problemas provienen de ampliaciones de las viviendas, ya sea en altura, por los patios o en otras zonas no autorizadas por la licencia.

Cada semana, la Gerencia de Urbanismo aprueba en su comisión ejecutiva entre una treintena y medio centenar de medidas de disciplina urbanística. Ejemplos hay muchos: en la calle Mármoles se amplió un remonte de una casa catalogada de forma ilegal. El ático estaba alineado a la fachada y tenía 24 metros cuadrados.

Este mismo caso, la construcción de un ático ilegal, también se detectó en la calle Nicaragua, en Heliópolis y en María Auxiliadora, donde la ampliación por remonte en la cubierta era de nada menos que de 200 metros cuadrados. El Casco Antiguo acapara más de la mitad de las infracciones, pero se dan por toda la ciudad. En Camino de los Rojas se construyeron otros 200 metros cuadrados en suelo no urbanizable, más otros 1.344 metros cuadrados en la parte exterior de la casa, donde incluso se habilitó una piscina sin permiso.

  • 1