Cultura

La crisis pasa de largo por ARCO

¿Crisis? ¿Qué crisis? Eso han debido de pensar muchos de los galeristas que exhiben en la 28a edición de ARCO sus mejores obras de arte contemporáneo, en la que el temor inicial por la situación mundial de crisis económica ha dado paso a una gran satisfacción ante la contundencia de las cifras finales.

el 15 sep 2009 / 22:41 h.

¿Crisis? ¿Qué crisis? Eso han debido de pensar muchos de los galeristas que exhiben en la 28a edición de ARCO sus mejores obras de arte contemporáneo, en la que el temor inicial por la situación mundial de crisis económica ha dado paso a una gran satisfacción ante la contundencia de las cifras finales, a un día de que se cierre uno de los certámenes del arte con más solera en el panorama nacional e internacional.

Para la mayoría de las galerías que exponen en ARCO, sus mayores clientes, los coleccionistas privados, han respondido como siempre, apostando por artistas consolidados como valores seguros, aunque también por artistas emergentes cuyas obras suponen una inversión económica mucho menor, mientras que las adquisiciones institucionales han sido las que han tendido a la baja en este certámen.

Belén Herrera, de la galería Marlborough, una de las más consolidadas en el panorama artístico, asegura que a ellos la crisis les ha "pasado por alto", como demuestran sus ventas durante esta edición de la feria, en la que la pieza de más valor adquirida por un coleccionista privado ha sido una de Manolo Valdés, presupuestada en 290.000 euros, aunque también han tenido mucha aceptación distintos cuadros de Genovés, con una horquilla de 50.000 a 60.000 euros, expuestos en su stand.

A pesar de la "incertidumbre" inicial, el resultado final, según esta representante de Marlborough, "nos ha sobrepasado", si bien admite que la obra de mayor valor, el Estudio del cuerpo humano de Francis Bacon (15,7 millones de euros), aún no se ha vendido, aunque recuerda que ARCO no acaba en la feria, ya que muchas obras se comprometen aquí pero se cierran con posterioridad en la galería.

A la galería Soledad Lorenzo tampoco le ha ido nada mal en la actual edición de ARCO, en la que, según Laura Portillo, "hemos vendido todos los días", fundamentalmente a coleccionistas privados, como su famosa cabeza parlante proyectada sobre un objeto y atravesada por sierras y tijeras, de Tony Ausler y valorada en 84.000 euros, o un Tàpies de 164.000 euros. "Los grandes coleccionistas van a comprar siempre; no pueden evitarlo", dice.

  • 1