sábado, 20 abril 2019
04:53
, última actualización
Local

La crisis política de Tailandia deja dos muertos y otros 381 heridos

Dos personas murieron y 381 resultaron heridas en enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad junto al Parlamento de Tailandia durante la investidura del primer ministro. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 16:24 h.

TAGS:

Dos personas murieron y 381 resultaron heridas en enfrentamientos entre manifestantes y fuerzas de seguridad junto al Parlamento de Tailandia durante la investidura del primer ministro, Somchai Wongsawan. Sin duda, una losa más que agrava la crisis política que arrastra el país desde hace meses.

La Policía cargó en cuatro ocasiones con gases lacrimógenos contra los seguidores de la Alianza del Pueblo para la Democracia (APD) que rodeaban la sede del Poder Legislativo, algunos de ellos, con cascos de motos, escudos arrebatados a los antidisturbios, palos, bates de béisbol y barras de hierro.

Las autoridades policiales aseguraron que cumplieron en toda ocasión con los procedimientos para tratar este tipo de manifestaciones y que sólo emplearon botes de humo, aunque fuentes sanitarias que atendieron a las víctimas aseguraron que algunas heridas fueron productos de explosiones capaces de desgarrar tejidos y quebrar huesos.

"A juzgar por las heridas tratadas en la sala de operaciones, creemos que no proceden de los gases lacrimógenos", declaró el director del Hospital Vachira, Wanchai Charoenchokthavee. Fuentes del centro, que atendió a la mayoría de los heridos, indicaron que dos manifestantes perdieron una pierna cada uno durante los enfrentamientos.

Y según testigos, los agentes lanzaron objetos explosivos contra los asaltantes mientras que un oficial de la policía sufrió una contusión en la cabeza al recibir el impacto de una barra de hierro. Otros tres policías resultaron heridos leve de bala cuando unos desconocidos les dispararon. Por último, 10 agentes tuvieron que acudir al hospital tras ser embestidos por un vehículo conducido por miembros del APD.

El primer ministro tailandés, Somchai Wongsawat, descartó declarar el estado de excepción en Bangkok y aseguró que trabajaba para restablecer la paz en el país. No obstante, el Gobierno ordenó desplegar el Ejército para que colabore con la Policía en controlar a los miembros del APD, quienes ocupan el recinto exterior de la sede gubernamental desde el 26 de agosto y han dicho que no abandonarán el lugar mientras gobierne el Partido del Poder del Pueblo (PPP).

El APD consideran al PPP, fundado en 2007 y ganador de las elecciones del 23 de diciembre pasado, una herramienta del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, contra quien combatieron en 2006 y al que derribó un golpe militar ese año.

La declaración de estado de excepción en Bangkok, impuesta por Sundaravej el 2 de septiembre y levantada 12 días más tarde, no sirvió para liberar la sede gubernamental del APD. Pero el viceprimer ministro Chavalit Yongchaiyudh presentó ayer la dimisión al asumir la responsabilidad de la primera carga policial, que resultó con 71 personas heridas.

La APD, dos de cuyos nueve jefes fueron detenidos el pasado fin de semana acusados de insurrección, conspiración y otros cargos, pretendieron evitar la convención del Parlamento y que se iniciasen los procedimientos para enmendar la Constitución de 2007, pero la sesión terminó por celebrarse con el boicot de los opositores del Partido Demócrata y duró menos de dos horas.

  • 1