Economía

La crisis pone en riesgo el trabajo de discapacitados

La crisis está poniendo en riesgo la integración laboral de los discapacitados. La Asociación de Centros Especiales de Empleo de Andalucía alerta de que en el último año han cerrado cinco empresas de esta red que dan trabajo a las personas con necesidades especiales.

el 16 sep 2009 / 05:14 h.

La crisis está poniendo en riesgo la integración laboral de los discapacitados. La Asociación de Centros Especiales de Empleo de Andalucía alerta de que en el último año han cerrado cinco empresas de esta red que dan trabajo a las personas con necesidades especiales.

La Asociación de Centros Especiales de Empleo de la Comunidad Andaluza (Aceca) advirtió del progresivo cierre de empresas integradas en la entidad, que se dedica a dar empleo a personas con discapacidad, por las dificultades económicas derivadas de la crisis. Piden la puesta en marcha de una batería de medidas, entre ellas, la agilización en la resolución y pago de las subvenciones convocadas.

La presidente de Aceca, María del Mar Martín, indicó a Europa Press que en el último año han cerrado al menos cinco empresas de las 125 que engloba la asociación y que dan trabajo a más de 2.000 personas en la comunidad, lo que ha supuesto una "importante pérdida de empleo en el seno de un colectivo que cuenta con el agravante de que se trata de personas con algún tipo de discapacidad que no pueden acceder en igualdad de condiciones al mercado laboral".

Según Martín, los centros especiales de empleo de Andalucía están haciendo un "gran esfuerzo" para poder sobrevivir a la crisis y evitar que se produzca un expediente de regulación de empleo, algo que están sorteando con "mayor dificultad" que el resto de las empresas, ya que se trata de negocios "protegidos y más débiles".

"Estos centros emplean a personas con grandes dificultades de inserción laboral, que no pueden acogerse a cualquier puesto de trabajo aunque no sea de su especialidad o profesión, porque, primero, por su discapacidad hay cosas que no pueden hacer y, segundo, la mayoría cuentan únicamente con la formación que han adquirido en el centro especial de empleo para un puesto de trabajo determinado", explicó.

A ello se suman, apuntó, que la resolución y el pago de las subvenciones convocadas por la Junta están teniendo "grandes retrasos". De hecho, afirmó, en muchas provincias "a estas alturas ni siquiera se han notificado las resoluciones, algo que debería de haberse producido en el mes de marzo". Aunque la notificación de las resoluciones no implica el cobro de las mismas -que se produce en un 75% al tercer o cuarto mes y el 25% restante al cierre del ejercicio- si "dan seguridad a las empresas y facilidades para obtener un crédito bancario", algo que "sin este aval resulta imposible en estos momentos", señaló.

Martín recordó que los centros especiales de empleo disponen de "escasos o ningún recurso", al depender, en su mayoría, de entidades sociales y tampoco pueden pedir créditos bancarios porque, dijo, "tienen grandes dificultades para contar con un aval".

  • 1