Local

La crisis provoca al año seis meses de atasco en los Juzgados de lo Social

Los jueces están señalando los juicios por reclamaciones de cantidad para el año 2013, y en algunos casos para 2014.

el 24 sep 2011 / 20:59 h.

TAGS:

La crisis está provocando un colapso en los juzgados de lo social.
Sobre la mesa de un juez de lo Social hay auténticos dramas: familias que no tienen ingresos porque una empresa no paga el sueldo ni despide al trabajador o porque la Seguridad Social ha retirado la pensión de invalidez. Casos que necesitan pronta resolución pero que, con la crisis, no ven la luz hasta año y medio después o más. Y es que desde que comenzara la recesión económica estos órganos vienen acumulando un retraso de seis meses por año, lo que hace que algunos estén señalando los juicios para 2013 o incluso 2014.


La situación es crítica porque con la crisis no sólo se dispararon los despidos, sino los impagos de las nóminas. Estos son los asuntos más habituales en estos órganos que, aunque desde finales del año pasado están viendo que el número de despidos se ha estabilizado, ya es demasiado tarde porque están desbordados. Así, la mayoría están fijando los juicios para las reclamaciones de cantidad (salarios impagados) para el primer semestre de 2013, dentro de año y medio. "Hemos venido acumulando un retraso de seis meses por año con cada año de crisis", asegura el magistrado titular del Juzgado de lo Social número 9, Rafael Fernández, quien recuerda que hasta 2008 su juzgado señalaba los juicios por reclamaciones y otros asuntos para cuatro meses y los despidos para dos.

Pero el dato que ha hecho saltar todas las alarmas es el caso de un trabajador que denunció a su empresa porque no le pagaba y su juicio ha sido fijado por el Juzgado de lo Social número 3 para el 7 de marzo de 2014. "Esto es un problema grave porque en estos casos el trabajador que ha denunciado no puede cobrar el paro porque está trabajando, pero su empresa ni lo despide ni le paga, con lo que no tendrá ningún ingreso mientras no se resuelva el caso", lamenta Fernández. "Antes me sentí útil porque en poco tiempo le resolvíamos un problema a una persona, pero ahora no somos eficaces", asegura.

El problema de estos juzgados no es de rendimiento, sino de saturación. Y es que cuando comenzó la crisis ya estaban trabajando por encima de lo que establece el módulo del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). "Nos cogió ya con más asuntos de lo debido y ya entonces hacía falta uno o dos juzgados más, pero los sobrellevábamos", dice Fernández. Es más, recientemente el CGPJ evaluó la productividad de estos órganos, estableciéndose la mayoría de ellos en la media, mientras que tres de ellos la superaban. "Hay jueces que tienen un producción mucho más alta, pero es a costa de sacrificar su vida personal", aclara.

El problema llegó cuando los despidos comenzaron a crecer de forma desorbitada y con los once juzgados actuales era imposible atender la demanda. De hecho, en el informe anual de 2010, el decano de los jueces, Federico Jiménez Ballester, aseguraba que "para equilibrar la situación sería necesario la creación de cinco juzgados nuevos. A lo que añadía que, sabedor de la difícil situación económica de las administraciones, al menos "deberían crearse tres".
sentencias sin cumplir. A esto se une otro problema. Tras celebrar el juicio y poner la sentencia, ésta se tiene que hacer cumplir para que sea realmente efectiva. "Ahora tenemos muchas dificultades porque las empresas o no tienen dinero y tenemos que proceder a averiguar sus bienes y a embargárselos o bien han desaparecido", lo que hace que los funcionarios tengan que dedicarle más tiempo a cada ejecutoria. "Antes teníamos unas 50 retrasadas, ahora ya vamos por 400".

"Si no se toman medidas, iremos a peor", ya que, según Fernández, aunque la cifra de despidos se haya estabilizado desde finales de 2010, "aún así llevamos más de un año trabajando un 180% por encima del módulo". No obstante, el magistrado destaca que, pese a que la cifra de despidos "se ha reducido en la empresa privada, ahora nos están entrando muchos casos de empresas públicas y fundaciones". "Es lógico, las empresas privadas cayeron al principio de la crisis, mientras que las administraciones han estado aguantando hasta ahora".

Por eso, todos los profesionales de la Justicia coinciden en que hay que tomar medidas para paliar el colapso, más aún cuando dentro de poco se reformará la Ley de la Jurisdicción Social que supondrá más competencia para estos juzgados. De hecho, el decano del Colegio de Abogados, José Joaquín Gallardo, presentó una serie de escritos al CGPJ, al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) y la Consejería de Gobernación y Justicia en la que les daba cuenta de la "caótica" situación de estos juzgados tras conocerse que ya se están fijando juicios para 2014. Así, abogados y sindicatos de funcionarios han coincidido en reclamar medidas de choque para paliar la situación y la creación de nuevos juzgados. Tanto CCOO como CSIF coinciden en que es la única manera de acabar con estos retrasos.

Tras los refuerzos nombrados por el Gobierno durante seis meses en 2009, por ahora, sólo se ha adoptado como medida adjudicar un juez de adscripción territorial, que cada seis meses estará con un juzgado, aunque para los jueces es poco operativa porque "para que ayude a los once juzgados tienen que pasar años".

  • 1