viernes, 14 diciembre 2018
13:03
, última actualización
Local

La crisis provoca el cierre de una de cada tres floristerías de Sevilla

El sector afirma que 2014 fue «malo» y que la facturación cayó cerca del 50% en los últimos años.

el 23 feb 2015 / 12:00 h.

TAGS:

Manuel Gómez Manuel Gómez Es un artículo de lujo, perecedero y, además, en los últimos años soportó una gran subida del IVA. Así que la crisis económica ha provocado que la venta de flores naturales caiga casi a la mitad y que el sector esté «muy tocado». En Sevilla, el panorama es desalentador: han cerrado una de cada tres floristerías y la facturación de las que sobreviven bajó entre un 40 y un 50 por ciento. Y 2014 «fue igual de malo que 2013». Para los responsables de la Asociación Provincial de Floristas de Sevilla la recuperación del sector no llegará hasta que la tasa de paro no se reduzca considerablemente, es decir, que en 2015 tampoco se atisba la ansiada remontada. José Montero, presidente de la asociación, explicó a este periódico que en 2008 y 2009 había en Sevilla y su provincia alrededor de 130 floristerías, mientras que ahora «hay un 30 por ciento menos». Es decir, que se perdieron unos 39 establecimientos y, con ellos, más de 80 puestos de trabajo, según otro miembro de la asociación de floristas, Antonio López, con una tienda en el Centro de Sevilla con seis trabajadores a jornada completa. Tanto él como Montero han sabido mantener su negocio durante años, pero aseguran que la facturación bajó en los últimos ejercicios, desde la irrupción de la crisis económica, entre un 40 y un 50 por ciento. «La puntilla fue la subida del IVA aprobada en 2012 del 8 al 21 por ciento. En 2015 el mismo gobierno lo ha bajado al 10 por ciento, pero es insuficiente. Somos el país con el IVA más alto de Europa porque la media está en el 6 por ciento», comentaron. «La subida del IVA al 21 por ciento fue el palo más gordo. La bajada al 10 por ciento este año puede dar algo de oxígeno, pero llega muy tarde porque ya han cerrado muchas floristerías, la mayoría negocios familiares», argumentó Antonio López, quien recordó que las flores «no son como pan, un bien básico» y quien indicó que en algún ejercicio hasta tuvo que «ponerle dinero al negocio para no despedir o cerrar». «Cuando hay recortes, cuando no hay más remedio que apretarse el cinturón, lo primero que se deja de comprar son artículos de lujo», razonó tras lamentar que la administración pública no haya contribuido al mantenimiento de un sector que da muchos puestos de trabajo: «en floristerías, en viveros y en el campo». «Hasta que el paro no baje en dos o dos millones y medio de personas no notaremos la recuperación, ésa que sí marcan ya los datos macroeconómicos pero que, en la calle, ni se hace notar», insistió López. Tanto él como Montero aseguraron que las flores artificiales no han dañado al sector, que son productos diferentes, y que la venta por internet se potenció mucho antes de la crisis y, después, «cayó tanto o más como la venta en el mostrador». «Llevar un ramo de flores a un domicilio es caro porque conlleva unos gastos, así que pocos se permiten ese lujo», indicó López. Para este sector, el día de Todos los Santos, San Valentín y el día de la Madre son claves para el negocio. Sin embargo, en los últimos años circunstancias como el aumento de las incineraciones en lugar de los enterramientos han mermado el mercado de la flor cortada. ¿Y de dónde provienen las flores? Las más normales, el clavel, la margarita o el gladiolo sigue viniendo de Chipiona o Almería, pero el resto viene vía Holanda (aunque no significa que se cultiven allí). En el caso de las rosas, por ejemplo, en la actualidad proceden de Ecuador y Colombia. «El negocio está fastidiado y la formación también» «La Asociación Provincial de Floristas de Sevilla está a punto de extinguirse, es un fiel reflejo de cómo está el sector, mal, muy mal». Así de contundente se muestra el presidente de esta organización, José Montero, quien sí ha podido mantener abierto su negocio durante el gran bache actual. «Nuestra floristería, en Sagasta, abrió entre 1879 o 1880, tenemos actualmente tres empleados, aunque llegamos a ser seis, y hemos podido sobrevivir con una receta: trabajar, trabajar y trabajar las 24 horas del día», comenta tras lamentar que los jóvenes no se impliquen en un sector que hoy en día «no tiene futuro». El vicepresidente de la asociación provincial es Luis López, dueño de la Escuela Andaluza de Arte Floral, la única en la región y la única en el país que concede un certificado profesional. Por este centro en la provincia de Sevilla pasan al año unos 500 alumnos. «El sector está muy fastidiado y la formación también se ha resentido mucho con la crisis porque si los negocios no funcionan tampoco hay gente que quiera abrir uno ni empresarios que quieren formar a sus trabajadores, pese a que la formación es imprescindible», añade. Lo cierto es que los empresarios aseguran que el mercado está tan mal que hasta el hecho de que el día de San Valentín caiga en sábado les perjudica «muchísimo». «Si es entre semana hay personas que compran flores por el detalle, pero si es sábado o domingo las parejas se van fuera de la ciudad u organizan cenas o almuerzos, no se acuerdan de las flores porque al no estar en casa no las disfrutan», explican.

  • 1