Local

La crisis provoca una caída del 20% de los divorcios en 2 años

Los juzgados de Familia de Sevilla detectan este año un descenso incluso superior este año respecto al ejercicio anterior en el número de divorcios.

el 12 dic 2009 / 21:17 h.

TAGS:

Cada vez son más las parejas sevillanas que se resignan a continuar viviendo bajo el mismo techo, pese a que se estén tirando los trastos a la cabeza. Así, al menos lo demuestran los datos de los juzgados de Familia que en dos años llevan ya un 20% menos de divorcios que los registrados en ejercicios anteriores. La causa: la crisis, que a muchos matrimonios no deja otra salida que seguir compartiendo la vivienda y todos los gastos.


Pero los efectos de la mala situación económica se han dejado notar mucho más este año que en el anterior, ya que, según los datos del Decanato de los Juzgados, desde que comenzara el año hasta mediados de noviembre el descenso ha sido del 12%, mientras que en 2008 era del 8%, es decir, un 4% más en sólo un año. Era lo previsible, y así lo esperaban en los juzgados de Familia, tal y como afirmaba el año pasado el juez Francisco Serrano, quien entonces apuntó que el descenso “será más acuciante el año que viene” (por 2009).


Las cifras son muy claras. En lo que va de año, con respecto al mismo periodo de 2008, se han registrado 253 divorcios menos en Sevilla. Y es que de los 2.437 que se contabilizaron el año pasado se ha llegado a los 2.184 que han entrado en los juzgados de Familia de la capital hasta mediados de noviembre. La bajada más significativa se ha dado en los divorcios de mutuo acuerdo, pese a ser los menos costosos para la pareja, pues de 1.331 se ha pasado a 1.134; mientras que los contenciosos, que implican un juicio y más gastos de abogado y procuradores, sólo hay una diferencia de 56 menos de un año a otro.


Cambio de pensiones. Sin embargo, esta importante bajada no está suponiendo que en los juzgados se reduzca el trabajo, pues el número de asuntos se mantiene estable. “No hemos bajado el número de asuntos, pese a que los divorcios hayan bajado”, explica, la titular del Juzgado de Familia número 6, Carmen Onorato. El motivo es que, mientras este tipo de procedimientos ha bajado considerablemente, se ha producido un importante aumento de las modificaciones de medidas. Es decir, muchos progenitores acuden a los juzgados para solicitar una rebaja de la cuantía de las pensiones que tienen que pagar a su pareja para la manutención de los hijos. “Hay muchos padres que se han quedado en paro y ahora no pueden hacer frente al pago de las pensiones”, explica la magistrada, que, además, ha notado un ligero aumento de las separaciones. “Es muy extraño porque tras la aprobación del divorcio exprés bajaron considerablemente, no entiendo por qué ahora vuelven a subir”, explica la juez, cuya apreciación coincide con los datos del Decanato, pues en lo que va de año se han contabilizado 21 separaciones más que en 2008.


Para los abogados, en cambio, llama más la atención el aumento de las solicitudes de modificaciones de medidas (534 frente a 488). “Más que el descenso de los divorcios, lo que he notado es que se solicitan menos resoluciones de las sociedades gananciales”, señala el letrado Manuel Parrilla. Antes de la crisis, las parejas se divorciaban y “repartían todos los bienes gananciales”, pues uno de ellos podía afrontar los gastos de la hipoteca al quedarse con la vivienda y el otro pagar la pensión y su lugar de residencia sin problemas. “Ahora es imposible que uno solo pueda pagar la hipoteca y que el que se va de la casa pueda afrontar solo los gastos”, destaca, así que la solución “es seguir viviendo juntos o vendar la casa”.


Según Parrilla, que pertenece al turno de oficio de Violencia de Género, estas situaciones están provocando un aumento de los malos tratos, “porque ha situaciones de tensión en la pareja se unen las dificultades económicas”. Aunque otra de las tendencias que están notando los abogados en su día a día “es la instrumentalización de los malos tratos”, ya que muchas mujeres “llegan a alegarlos para poder acogerse a subvenciones del Estado”.
Otra de las consecuencias de la crisis es el considerable aumento de solicitudes de abogados de oficio para divorciarse, acogiéndose a la Justicia gratuita. Los abogados también se están adaptando y “estamos ofreciendo los pagos en plazos”, señala Parrilla.

 

Low Cost. Abogados en oferta

Marca blanca. Seguro que ese nombre le sugiere una cesta de la compra llena de productos más baratos. Pero desde hace pocas semanas bajo este nombre asociado a la crisis también se puede encontrar los servicios de un abogado, que ofrece divorcios de mutuo acuerdo a un precio sin competencia: 250 euros. “Es un concepto con el que ya nos hemos familiarizado, que en otros sectores ha funcionado y que perfectamente se puede adaptar a este sector”, explica Guillermo Chacón, el abogado fundador de www.abogadosmarcablanca.com


Desde su web ofrece el servicio de divorcios de mutuo acuerdo más barato de toda España por internet, donde se pueden encontrar numerosas páginas en las que los usuarios pueden contratar a un abogado por 400 ó 500 euros. ¿Qué diferencia este nuevo negocio del resto? Pues en “concentrar nuestros esfuerzos en un producto para optimizar el resultado”, explica Chacón, que sólo se dedica a divorcios de mutuo acuerdo, en los que sólo es necesario un abogado para la pareja, que se encargará de redactar un convenio regulador –que es más “simple” que un contrato de alquiler– que luego ha de ser entregado a los juzgados de Familia, “en caso que el cliente quiera otro tipo de servicio tenemos una serie de letrados especializados en otras materias que colaboran con nosotros”.


Chacón también aclara que, a diferencia de otros servicios por internet, en su caso hay un contacto directo con el cliente. “Vamos a su domicilio, donde los clientes nos exponen su situación” y una vez con esos datos prepara el contrato. “Sin embargo, en otras web es el cliente el que tiene que rellenar un formulario sin llegar a hablar con el abogado, que suele estar en Madrid”.


Por eso, Abogadosmarcablanca atiende por ahora sólo a Sevilla capital y el área metropolitana, “pues es donde nos podemos desplazar sin incrementar el coste” y en poco más de una semana funcionando ya ha se han interesado en este servicio varios clientes potenciales. “En la mayoría de los casos son personas que llevan varios años separadas y que no han llegado a divorciarse y que ahora quieren regular su situación”, destaca Chacón, cuyo objetivo es llegar a los cien divorcios anuales para poder cubrir los gastos y que el negocio funcione. “Lo que queremos es que el Derecho se acerque a los barrios, que todo el mundo se pueda permitir un abogado”. Sabe que lo tiene difícil, “en un sector conservador, que mira con reticencia las innovaciones como ésta”, sentencia.

  • 1