Local

La crisis retrasa las bodas

De la crisis económica que está azotando con fuerza no se han librado ni las bodas y, por ello, los españoles cada vez retrasan más la edad para casarse. Según un estudio del Instituto de Política Familiar (IPF), los hombres contraen matrimonio a partir de los 33 años y las mujeres de los 31.

el 16 sep 2009 / 04:34 h.

TAGS:

De la crisis económica que está azotando con fuerza no se han librado ni las bodas y, por ello, los españoles cada vez retrasan más la edad para casarse. Según un estudio del Instituto de Política Familiar (IPF), los hombres contraen matrimonio a partir de los 33 años y las mujeres de los 31.

En los últimos 16 años la edad para casarse se ha pospuesto en más de cinco años debido, fundamentalmente, a las malas condiciones económicas, según explica el vicepresidente del IPF, Mariano Martínez-Aedo, quien advierte de que de seguir esta tendencia en 2015 la edad media para contraer matrimonio en un hombre estará en los 35 años y en los 33 para las mujeres.

Martínez-Aedo aclara que todas las comunidades autónomas no se comportan igual, ya que en Baleares, Cataluña y País Vasco la edad de los contrayentes todavía es más elevada, esto se debe "a su evolución cultural y social". En estos puntos la edad media para casarse de los hombres está en los 34 años y en las mujeres cerca de los 32.

El vicepresidente del IPF explica que esta coyuntura económica obliga a que los jóvenes alarguen su estancia en casa de los padres, aunque admite que actualmente también se han incrementado notablemente las parejas de hecho en detrimento de las bodas, ya que estas uniones no requieren tanto desembolso económico y necesitan muchos menos trámites administrativos. No hay que olvidar que, según los portales especializados en organizar este tipo de eventos, una boda de tipo medio en España puede requerir un gasto medio de 20.000 euros.

Este desembolso económico y el "papeleo" es el que animó a Rosa María Sánchez, una joven de 26 años, a formalizar la relación con su novio como pareja de hecho. Otros, sin embargo son más pragmáticos. Antonio Ramos, también de 26 años, señala que antes de casarse "hay que vivir la vida". Sin embargo, Francisco Javier Guillén a sus 26 años se suma a las tesis de Martínez-Aedo. "Estoy haciendo mi casa y no tengo dinero suficiente para casarme ahora", señala.

Ante estas trabas económicas y burocráticas, el vicpresidente del IPF pide al Gobierno que para animar a que los españoles se casen se realice una política social que ayude a la familia como sucede en otros países de Europa, de este modo, según remarca, también se favorecerá la natalidad, cuyo índice en España está muy bajo.

Este parón en las bodas también lo ha detectado el portal Bodaclick.com, que asegura que el número de matrimonios descenderá un 7% durante este año y hasta un 10% en 2010.

De todos modos, y a pesar de estos datos, para casarse por la Iglesia se necesita tener paciencia en las iglesias que tienen más devotos. En la Basílica de la Macarena de Sevilla, uno de los templos con más tradición del país, en los meses con mayor demanda hay que pedir cita con hasta un año de antelación. Además, según un empleado de la misma, la edad de los contrayentes no ha variado sustancialmente con respecto a años anteriores.

Sin embargo, en los enlaces no religiosos el tiempo de espera baja considerablemente. Un ejemplo es el Ayuntamiento de Valladolid donde la demora es de unos tres meses. Eso sí, si una pareja decide contraer matrimonio los sábados de mayo a septiembre. En el resto del año, según fuentes de este consistorio, sólo hay que esperar entre 30 y 35 días.

En el Consistorio de Bilbao son más estrictos, el libro de registro de bodas para el año se abre en septiembre y el que antes llega antes se casa. Además es el ayuntamiento el que pone la fecha. No hay opción de elegir el día. Es un sistema para evitar problemas. Según fuentes municipales, los enlaces se celebran en el salón Árabe los viernes de 17.30 a 19.30 y se formalizan cinco bodas al día.

  • 1