lunes, 25 marzo 2019
13:37
, última actualización
Local

La crisis se ceba con la fábrica de Kelia

Los trabajadores de la fábrica de frutos secos Kelia, de Marchena, acuden cada día hasta su sede aunque desde comienzos de año no tienen materias primas para trabajar, ni han cobrado las últimas nóminas. Y nadie de la propiedad -Portugos SA- se ha puesto en contacto con ellos. Foto: Antonio Acedo

el 15 sep 2009 / 21:24 h.

TAGS:

Los trabajadores de la fábrica de frutos secos Kelia, de Marchena, acuden cada día hasta su sede aunque desde comienzos de año no tienen materias primas para trabajar, ni han cobrado las últimas nóminas. Y nadie de la propiedad -Portugos SA- se ha puesto en contacto con ellos.

En un momento de crisis donde las siglas ERE -expediente de regulación de empleo- están en la boca de todos, la situación de los empleados de Kelia da una vuelta de tuerca más en la situación dramática en la que se encuentran muchos trabajadores. En la mañana de ayer celebraron una asamblea en la que acordaron pedir a la empresa que, si no va a poner materia prima para trabajar, que les dé la carta de despido para poder acogerse al paro. Pero hasta ahora ha dado la callada por respuesta.

José Berjano, secretario de Acción Sindical de la federacón Agroalimentaria de UGT, afirmó, tras concluir la reunión, que si a los trabajadores "no les dan trabajo y sueldo les están despidiendo tácitamente". Sin embargo, a pesar de la situación de indefensión y abandono han aplazado posiles movilizaciones "a la espera de que la empresa nos conteste a lo que le vamos a presentar por escrito.

No tenemos fecha pero nos movilizaremos por el pueblo y ante las administraciones para dar una solución a esta situación".

Juan Moreno, presidente del comité de empresa, reconoce que la firma "lleva arrastrando tiempo esta situación". Actualmente, afirma, "en la fábrica hay 45 empleados más los que están en las delegaciones de Málaga, Huelva y Córdoba", en total unos 60, con una media en la empresa de entre 14 y 25 años. "Yo llevo 22 años", afirma Francisco Javier Perea, que añade que "el problema es esperar".

Incertidumbre. Los empleados van cada día a las instalaciones, situadas a la entrada de Marchena desde Carmona, pero no tienen ninguna actividad. Y algunos incluso, como los repartidores, vienen desde otras poblaciones como Écija o Constantina. "Nos tenemos que presentar todos los días al trabajo porque aquí están las furgonetas, que además no tienen seguro en vigor ni la ITV", destacan.

Y van a seguir así. Al menos hasta que la empresa "nos conteste por escrito. Directamente se han quitado de enmedio, ni han procurado un ERE, ni suspensión de pagos, ni nada", afirma el representante sindical que destaca la situación de "indefensión e incertidumbre" de la plantilla y señala que "estamos en una situación de incumplimiento de contrato por parte de una de las partes, la empresa, porque no nos dan trabajo ni sueldo".

"Por lo menos que nos despidan para hacer algo, o carta de despido o trabajo, porque no tenemos libertad para cobrar la ayuda ni para buscar un nuevo trabajo", comentan Miguel Humanes y Pepe Prieto, "y todos tenemos hipoteca y hay que llenar los frigoríficos y las bocas de nuestros hijos". De momento tendrán que seguir esperando.

  • 1