Local

La crisis también acecha a los tricornios

Crespo avisa de la falta de recursos que sufrirá la Guardia Civil, que celebra su festividad sin muchos dispendios.

el 12 oct 2012 / 18:45 h.

TAGS:

-->-->-->

Ni salidas de tono ni menciones explícitas a Cataluña. Para no existir no hubo ni la tradicional copa de vino español, que se eliminó de la programación por eso de la crisis y que fue anunciado por la megafonía del Acuartelamiento de Montequinto. El acto de celebración de la Festividad de la Virgen del Pilar fue somero como pocos,  incluidas intervenciones, donde la palabra crisis tomó protagonismo.  Lo hizo en boca de la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, que no se metió en excesivos charcos y se centró en alabar a unos agentes con los que "comparte la preocupación" por "la merma de recursos que la crisis pueda producir" en el cuerpo. "Saldremos adelante", manifestó, en un intento de que lo que vaya a perderse por la falta de liquidez se gane con "aunar esfuerzos".

La única alusión que hizo Crespo que podía levantar alguna polvareda fue cuando, a colación de la crisis, hizo mención aparte al "descontento social" de la ciudadanía y, por ende, a las manifestaciones, de la que se ha hablado largamente tras los incidentes en Madrid. En ese discurso, metió a la Guardia Civil de por medio, citándola como la garante de "compatibilizar el derecho del que quiere manifestarse con el del resto de ciudadanos". Más allá de eso, Crespo hizo una mención especial a los agentes que prestaron servicio en las catástrofes vividas en Andalucía, como el incendio de Mijas de agosto o las inundaciones sufridas en septiembre, con siete fallecidos y un desaparecidos.

Aunque Crespo alabó la labor de la Guardia Civil, sobre todo su adaptación a combatir las nuevas "formas de delincuencia", como las que requiere el uso de las nuevas tecnologías, quien lanzó más flores fue el general jefe de la Cuarta Zona de la Guardia Civil, Laurentino Ceña, que destacó la capacidad del Instituto Armado a "adaptarse a las circunstancias, para ser útil a los ciudadanos". A partir de ahí, dio peso a esas alabanzas destacando que la siniestralidad en las carreteras cayó un 21%, que se habían practicado 1,2 millones de pruebas de alcoholemia practicadas en los últimos 12 meses en Andalucía y hasta la cantidad de droga incautadas en lo que va de año: 196 toneladas frente a 234 toneladas de todo 2011.

Sin menciones a Sevilla en los discursos, el componente local se quedó para los galardones. El más llamativo el que recibieron diez agentes que participaron en la Operación Ruedo, aquella con la que en enero de 2011 se detuvo 19 personas en Alcalá de Guadaíra, entre ellos un torero y un banderillero, que traficaban con drogas escondiéndolas en trajes de luces. Se incautaron 223 kilos de cocaína en uno de los mayores alijos de la historia de Sevilla. También se premió a la Operación Lancero, con la que se desmanteló una red que robaba en chalés de la costa marbellí; y cinco agentes que, sólo con un pequeño de resto de un coche, dieron con el autor de un atropello mortal en Coria del Río en el año 2010.     

Si el rigor se extendió en el desfile, en la grada destacó otro desfile: el de las caras nuevas. Muchas autoridades se estrenaban en la celebración. Además de Crespo, estaban la subdelegada del Gobierno en Sevilla, Felisa Panadero; el consejero de Justicia, Emilio de Llera; el delegado del Gobierno de la Junta en Sevilla, Javier Fernández; el jefe superior de Policía en Andalucía Occidental, Miguel Rodríguez; o  el rector de la Universidad Pablo de Olavide, Vicente Guzmán. Quien sí repetía era el alcalde, Juan Ignacio Zoido, al que se le felicitó por dar el nombre de una calle de la ciudad a la Guardia Civil y que estuvo acompañado por los ediles Javier Landa, Juan Bueno, Gregorio Serrano y José Luis García. 

  • 1