Economía

«La crisis traerá mayor competencia y más impagos»

Es presidente de la constructora Detea tras los movimientos accionariales en su seno hace unos meses, que supusieron su separación del resto de negocios del grupo, ahora englobados en Bogaris. Para el área de concesiones y promoción ha creado un holding. Foto: Antonio Acedo.

el 14 sep 2009 / 22:55 h.

-Después de varios años anunciándose la llegada de la desaceleración inmobiliaria, hace unos meses que se ha dejado notar. ¿Cómo se ha preparado Detea para afrontar la nueva coyuntura?

-Espero que a Detea no le coja muy de lleno porque donde más se está notando la crisis es en la vivienda y nosotros apenas hacemos. De lo que facturamos, será un 10%. No cabe duda de que la crisis no le viene bien a nadie. Los que hoy hacen viviendas cuando vean que hay menos mercado van a venir a nuestro sector. Lo que más vamos a notar es el aumento de la competencia en la construcción no residencial. También estoy muy preocupado con los posibles problemas de pago que se generen en cuanto que los promotores no puedan atenderlos. Siempre se ha identificado al promotor con el constructor y no tienen nada que ver. Estos años han sido de bonanza para el promotor, pero al constructor siempre le han apretado lo mismo. Había mucho trabajo y pocas incidencias de impago. Ahora, con la crisis, los márgenes van a ser iguales para los constructores pero los problemas de cobro pueden ser mayores.

-¿Por qué cree que se ha producido esa identificación?

-Porque ha habido muchísimos constructores que, viendo que cuando construían para otros ganaban muy poco y el promotor mucho, han ido derivándose a promotores.

-¿Se puede vivir ahora el proceso inverso?

-No creo porque ya no tienen la infraestructura de una constructora. Nosotros tenemos 270 empleados solamente para construir.

-¿Qué ambiente se respira en el sector ahora mismo?

-En el mercado residencial, de mucha incertidumbre. En el resto está cambiando porque los fondos de convergencia europeos de los últimos años van a empezar a faltar. Por ello, nos estamos preparando para buscar fórmulas mixtas con las administraciones públicas e incluso con privados para hacer construcción con financiación compartida. Por ejemplo, concesiones administrativas para construir y gestionar parkings. Hay que generar ese tipo de fórmulas mixtas para que no baje el nivel de inversión pública ni el nivel de actividad para las constructoras.

-La actividad de Detea es obra civil y edificación...

-Dentro de la obra civil, por ejemplo, estamos haciendo tramos de autopista que me encantaría que fueran en el futuro concesionadas. No quiere decir que pongan un peaje, pero es normal que se pague en 20 años según el número de usuarios y lo paga la Administración, no el usuario. Y quien dice autopistas, dice trenes, metro, parkings subterráneos, incluso hospitales.

-Antes hablaba de la competencia. ¿Ya se está empezando a notar ese giro de actividad?

-Sí. En concursos de colegios, que son construcciones similares a las viviendas, el año pasado nos presentábamos quince o veinte empresas y este año se han presentado más de cincuenta.

(Lea la entrevista completa en la versión en papel de El Correo de Andalucía).

  • 1