La crisis tumba el segundo geriátrico y un polideportivo en Utrera

Ni Pádel Jacaranda ni Ansemar logran poner una sola piedra de sus proyectos.

el 26 ene 2011 / 17:42 h.

Dos nuevos proyectos quedan, por el momento, en punto muerto en Utrera. En concreto, se trata del centro deportivo planificado hace varios años en La Mulata y del segundo geriátrico de la ciudad previsto en el entorno de la Cuesta del Merendero y Vistalegre. El Ayuntamiento de Utrera aprobó en el último pleno iniciar el expediente de resolución de los contratos con las empresas que habían sido adjudicatarias para trabajar sobre dichos terrenos de titularidad municipal.


Fue en julio de 2006 cuando se dio el visto bueno a Pádel Jacaranda para la construcción y explotación de un centro deportivo privado en torno a la calle Seguirilla, junto al recinto ferial. En esa parcela se proyectaban pistas de pádel, una piscina cubierta, un spa, un gimnasio, una tienda, una cafetería y restaurante, además de sala de masajes y guardería, entre otros servicios. Todo ello iba a suponer una inversión cercana a los seis millones de euros.

En este sentido, el alcalde, Francisco Jiménez (PA), recordó que "la empresa solicitó la licencia de obras, se le concedió, e incluso pagó por adelantado el canon". También "acometió el arreglo de parte de un viario pero, después, por distintas razones económicas o particulares de la empresa, no inició la obra".

Por otro lado, a comienzos de 2009 se adjudicó a Ansemar la construcción de un geriátrico en unos terrenos de 14.475 metros cuadrados entre la Cuesta del Merendero y Vistalegre. El que estaba llamado a ser el segundo centro de este tipo en el municipio, planteaba la creación de 150 habitaciones, la mayoría de capacidad doble. Se iba a situar en la misma parcela donde estarán en el futuro las dependencias de la Agencia Tributaria y los nuevos juzgados de la ciudad.

"Después de muchos avatares, y de haberse presentado distintas empresas, tampoco empezaron las obras para llevar adelante este proyecto", comentó el regidor. Por ello, de forma unánime, la corporación aprobó en el pleno proceder a la resolución de los contratos. Tras la aprobación, las empresas cuentan con 15 días para presentar sus alegaciones ante esta decisión. En caso contrario, ambos terrenos revertirán en el Ayuntamiento de Utrera al no haberse ejecutado los proyectos para los que se cedieron.

Por su parte, el portavoz del PA, José Hurtado, afirmó mantener la "esperanza" de que "haya una solución" y, durante esa quincena, "alguna de las dos empresas pueda retomar el proyecto y sacarlo adelante".

Por contra, Fernando Alcaide (PSOE) dijo no entender "por qué" se esperó tanto tiempo "para traer estos asuntos al pleno", ya que "se podía haber puesto el suelo en valor de nuevo mucho antes". Mientras, el edil del PP José Rojas lamentó esta situación, por "tantas ilusiones y expectativas puestas en su momento en ambos proyectos", al tiempo que aseveró que "es un día triste para Utrera", pero también él mantiene "la esperanza".

  • 1