Local

La Cruz de Guía

Es posiblemente la insignia más impactante de una cofradía en la calle, por encima del estandarte y las reglas que vienen a ser algo así como la bandera y la constitución de una hermandad, pero la estampa, la estética y la identidad que otorga una cruz de guía...

el 14 sep 2009 / 23:14 h.

Es posiblemente la insignia más impactante de una cofradía en la calle, por encima del estandarte y las reglas que vienen a ser algo así como la bandera y la constitución de una hermandad, pero la estampa, la estética y la identidad que otorga una cruz de guía, pues con los años, con ver una cualquiera ya sabemos a la décima de segundo de que hermandad se trata, no lo produce ni los mismísimos escudos ni las mismísimas túnicas que, por parecidos y coincidencias, pueden llevarnos a confusión.

Si nos vamos a lo material y artístico, las referidas cruces son de lo más variado, desde las más lisas y arbóreas de unas, por ejemplo, hermandades del Santo Entierro o Calvario, a otras donde la filigrana de la plata y el carey, como las del cachorro, Panaderos o Soledad de San Lorenzo, conforman una colección de auténticas obras de arte. Pero los enseres y elementos patrimoniales de valor de las cofradías sevillanas no son un fin en sí mismo, sino entre otras cosas, una argucia, un reclamo, un atractivo que no encierra, o al menos, no debe encerrar, otra cosa que atraer a la gente a un "encuentro" evangélicamente provocado por la estética maravillosa de nuestras hermandades en la calle, y llenar de contenido el sentido valor de la muerte del que para la mayoría de la gente es Cristo y para algunos, pocos, Jesús de Nazaret.

José María Font es abogado

  • 1