Local

La cuarta parte de la provincia lidiará con gobiernos en minoría

Hasta 28 ayuntamientos tendrán equipos de gobiernos inestables, de los que la mitad corresponden al PSOE, que ha logrado amarrar 61 alcaldías.

el 11 jun 2011 / 22:17 h.

TAGS:

El alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, se dirige a los presentes en el pleno de su octava investidura.

La provincia de Sevilla invistió a sus 105 alcaldes, entre los que hay 47 caras nuevas y, de paso, inició una legislatura que se caracterizará por una endeble estabilidad política. No es para menos, ya que de los 46 municipios pendientes de pactos, sólo 18 lo consiguieron. El resto, que supone una cuarta parte de los consistorios de la provincia, iniciarán su andadura con un gobierno en minoría, que estarán siempre bajo la guadaña de posibles mociones de censura de una oposición con más ediles.

Más allá de esa inquietud, al menos preocupante en tiempos de crisis, se pone en tela de juicio las tres semanas de negociaciones para cerrar pactos de gobiernos. El más perjudicado fue el PSOE, que lidiará con 14 gobiernos en minorías -como Coria del Río y Morón de la Frontera-, y perdió, pese a ser la fuerza más votada, hasta siete consistorios más por no alcanzar acuerdos.

Pese a todo, los socialistas lograron amarrar 61 Alcaldías, que se quedan lejos de las 75 que disfrutaba hace cuatro años e incluso es inferior a las logradas en 2003, pero que le dejan con margen de poder en Sevilla, gracias a los resultados en grandes plazas como Dos Hermanas, Alcalá de Guadaíra y La Rinconada. Pero en el camino perdió fuelle en el área metropolitana, donde le arrebataron 11 Alcaldías: cinco cayeron del lado del PP (Mairena del Aljarafe, Mairena del Alcor, Carmona, Benacazón y Palomares del Río), otras cinco para IU (Los Palacios y Villafranca, Santiponce, Almensilla, Carrión de los Céspedes y Aznalcóllar) y una de los independientes de Alternativa por Sanlúcar la Mayor, que rompieron a última hora la negociación con el PSOE y se aliaron con el PP para repartir la Alcaldía. Las únicas alegrías en ese sprint final llegaron con la victoria en Alcalá del Río, con gobierno en minoría, y el pacto con IU en Brenes y Pilas, que hasta ahora era un bastión del PP en el Aljarafe.

Mientras, los populares dieron un salto exponencial, al pasar de siete a 17 alcaldes, incluida la capital hispalense. Unas buenas cifras que no ocultan su falta de capacidad negociadora, ya que en siete municipios tendrá que lidiar con gobiernos en minoría, como Cantillana, Bormujos -tras la ruptura del pactos del PSOE y los independientes del PDB- o en Guadalcanal, done incluso tuvo que remitir una carta de disculpa al que era su socio de gobierno, el PA, para dejarle en el poder. También en minoría está en Palomares del Río, aunque rozando el más difícil todavía: con una coalición con los independientes. De igual forma, han logrado otras tres Alcaldías más mediante pactos de gobierno en Benacazón, con el PA, y Herrera, que ha pasado a ser el primer municipio en manos del PP en la Sierra Sur, que era el fortín de la izquierda.

La subida imparable del PP ha relegado a un segundo plano a IU, convertida ya en tercera fuerza en votos y empatado en Alcaldías, donde no ha perdido ni una, al regir en 17 Ayuntamientos. A la federación de izquierdas le vino los apoyos tanto del PP -Montellano, La Roda de Andalucía o Santiponce- como del PSOE, con el pacto en Arahal y la abstención en Los Palacios y Villafranca, donde volverá al poder tras 24 años de gobierno socialista, aunque en minoría.

Quién mejor administró sus opciones fue el PA, que al final dio el salto y tendrá siete Alcaldías -tenía tres con mayoría absoluta-. Tenía pocas opciones de arañar regidores y lo logró, en especial en su gran feudo, Utrera, con un acuerdo in extremis con el PP. También se hizo con el bastón de mando en Tocina, con otra alianza con el PP; además de en Pruna y Estepa donde, como el resto de partidos, tendrá enfrente a una oposición con más ediles que el equipo de gobierno.

Mientras tantos, los independientes sobreviven a duras penas, pese al varapalo de ser engullidos por las dos grandes formaciones políticas en Brenes y Gelves. Eso sí, renacieron en Villanueva del Río y Minas, donde Unión Minera se hizo con el poder gracias al apoyo del único concejal del PP, mientras que Enrique Naranjo, de Alternativa por Sanlúcar la Mayor, será regidor pese a ser la tercera fuerza más votada del municipio. El último independiente llegó de Fuentes de Andalucía. El PP no votó al NIVA, que al final ganó por sólo dos votos que obtuvo en una guerra de reclamaciones ante la Junta Electoral.

  • 1