Local

La nación de Rajoy

El discurso con el que el presidente del Gobierno ha abierto esta mañana el debate del Estado de la Nación ha terminado siendo un resumen y defensa de su Legislatura. De la España negra y desahuciada que heredó de Zapatero en 2011, a una España en tecnicolor donde los destellos de recuperación sólo tienen una amenaza para el presidente: Podemos. Estas son las cuatro naciones de Rajoy.

el 24 feb 2015 / 16:19 h.

TAGS:

La Nación de 2011 El presidente del Gobierno ha vuelto a recordar en la tribuna del Congreso de los Diputados que en 2011 se encontró un país con las arcas públicas esquilmadas, una deuda galopante, una prima de riesgo desbocada, 70.000 millones de euros menos en recaudación de impuestos, una lista de parados vergonzante, un Estado del Bienestar "al borde del colapso"... Un país en estado catatonico, "gélido e invernal". Y en ese contexto, el presidente Mariano Rajoy ha insistido en varias ocasiones en que eran muchos los que le empujaban a pedir el rescate. "No hacerlo fue la mejor política social" de este Gobierno, ha llegado a pronunciar Rajoy. Según su relato, de haberlo solicitado, el efecto de ese rescate habría sido "implacable". "Pudiera haber sido que las pensiones bajarán un 20%, como se les ha obligado a otros países rescatados", ha ejemplificado Rajoy en alusión a la situación de Grecia.  En 2011, la situación era de "riesgo cierto de quiebra". "España era candidata a salir del euro". rajoy La Nación de 2012 y 2013 "Los españoles no son niños, no confunden lo que tenían que hacer con sus deseos. Saben estar a la altura de las circunstancias" y, como consecuencia, asumieron, en palabras de Rajoy, "lo inevitable". Inevitable: dícese de los recortes o ajustes económicos que el Gobierno aplicó con la mayoría absoluta en su haber en todos y cada uno de los campos (sanidad, educación, dependencia...) con el fin, según el presidente del Gobierno, de no cruzar ciertas líneas rojas, caso de las pensiones. La Nación de 2014 Tras dos años de tijeretazos, Rajoy proclama en el Congreso que España "ha salido de la pesadilla". "Ya no somos un problema para Europa. Ya no copamos los titulares". Y no hemos necesitado una década para salir de la crisis, se ha mostrado orgulloso el presidente. En poco más de tres años, "todos los países del mundo ponen a España como ejemplo de recuperación". ¿Un discurso triunfalista? Para ellos, Rajoy también traía preparada una de las frases más llamativas de su discurso: "No necesito traer esperanzas, la realidad es incontestable". Fue el momento del bombardeo de datos macroeconómicos: la economía española crecerá un 2,4% este año, se crearán un millón de empleos antes de que termine la Legislatura, el consumo crecerá en torno a un 3%.... "Los hogares notan las mejoras", ha espetado no sin riesgo el presidente, sabiendo que son esos hogares, esas familias, las que están mostrando en las encuestas un hartazgo preocupante hacia su partido, su gobierno y el sistema en general. PRIMERA SESIÓN La Nación de 2015 "¿Si lo hemos logrado en tres años, qué nos impide consolidar lo conquistado?". Con esta pregunta, el presidente del Gobierno ha jugado el papel del seleccionador que arenga a su equipo (los españoles) en la recta final de un partido en el que el resultado sigue dar el pase a la final. Las encuestas son malas, muy malas, para los grandes partidos nacionales (PP y PSOE). La irrupción de Podemos tiene descolocadas a las formaciones tradicionales. Una fuerza extra parlamentaria ha estado, sin embargo, muy presente durante toda la intervención de Rajoy. "Nada es irreversible. Depende de nosotros. Ha costado mucho trabajo y debemos mantener la trayectoria con perseverancia" para que lo logrado, según Rajoy, no se "diluya como un azucarillo" como consecuencia de "ventoleras ideológicas". Frente a estas, Rajoy ha blandido sus "buenas políticas". Pero, sin embargo, el presidente del Gobierno ha intentado que su discurso sea el del reconocimiento de todos y no de su partido. Ha sido parte de su hilo argumental reconocer a los ciudadanos todo el mérito. "España se ha rescatado a sí misma", "España le debe mucho a las clases medidas a las que ahora hay que aliviar por estos años de sacrificio"... Son sólo algunas de las frases con las que Rajoy ha buscado la complicidad de los ciudadanos de cara a las reformas que quedan por acometer y, sobre todo, de cara a las citas electorales.

  • 1