Local

La cultura y el ocio se pasean por el distrito para acercarse a todos

El mejor método para hacer llegar la cultura a toda la población es llevarla a cada uno de ellos, sacarla por sus calles. Los espacios peatonales del Casco Antiguo se han convertido, de este modo, en el mejor soporte para mostrar el arte que guarda la ciudad

el 20 ene 2011 / 18:34 h.

TAGS:

Los niños disfrutan del espacio público que les ofrece el bulevar de la Alameda de Hércules, ejemplo de la cultura y el ocio expuesto en las calles

La cultura y el patrimonio histórico y artístico que cobijan las calles del Centro son uno de los grandes valores de este distrito. Difícilmente puede pasearse por el Casco Antiguo sin admirar las maravillas arquitectónicas que dibujan el paisaje de sus calles, reescribiendo la historia de una ciudad que ha sabido formarse en torno a unos edificios que son el mejor catálogo de lo que fue y es hoy la ciudad de Sevilla. Pero por encima de los valores culturales de siempre, la ciudad ha ido ofreciendo a los sevillanos una nueva forma de entender la cultura, adaptándola a ese nuevo modelo de urbe sostenible y actual que ha nacido en la primera década del siglo XXI. Una nueva Sevilla, la de la cultura y el encuentro entre las personas, surgida de la política de peatonalización llevada a cabo por el Ayuntamiento.

La remodelación del bulevar de la Alameda de Hércules ha sido una de las plataformas que ha permitido el desarrollo de un nuevo modelo cultural en el barrio, haciendo uso para ello de la riqueza que aporta al distrito la variedad social que lo ha convertido en una de las zonas más populares de toda la ciudad. Alamedeando es el nombre que recibe este movimiento cultural instalado en la zona. Gracias a él, la Alameda se llena los fines de semana de música en directo, danza, exposiciones, ruta gastronómica de tapas, teatros, títeres y permorfance a los que ayuda la concepción actual del bulevar. En torno a este movimiento surgen en el distrito asociaciones vecinales con el fomento de la cultura como razón de ser. Así, la zona norte del Casco Antiguo ha pasado a ser el escenario perfecto para el desarrollo de la cultura, utilizando para ello soportes públicos como la Plaza del Pelícano -en el barrio de San Julián- o la Plaza de José Luis Vila, situada en las proximidades de la calle San Luis.

Pero la apuesta por la cultura en el distrito no se diluye en la Alameda y su entorno. El resto de calles del Casco Antiguo han sido siempre una continua muestra del valor cultural de Sevilla y, en este nuevo concepto de ciudad, son varias las exposiciones que se muestran a los ciudadanos utilizando como soporte la propia vía pública. La Avenida de la Constitución o la Plaza Nueva son los máximos exponentes de estas muestras culturales a pie de calle, ofreciendo a los sevillanos un nuevo marco desde el que relanzar el gusto por el arte.

Un nuevo concepto de cultura que no supone, ni mucho menos, la ruptura del modelo tradicional de fomento del arte en la ciudad. Con una gran demanda por parte de los sevillanos, y una amplia oferta, el Casco Antiguo sigue fomentando la cultura por medio de la programación del Teatro de la Maestranza, la Bienal de Flamenco, Territorios, el Festival de Música Antigua o las exposiciones que acoge el Museo de Bellas Artes, segunda pinacoteca del país, como ‘El joven Murillo', la colección ‘Casa de Alba' o ‘Sorolla: visión de España'. Y es que la cultura que resalta el valor de Sevilla no está reñida con los tiempos, ni siquiera con los soportes, convirtiendo sus calles en el mejor expositor del arte de esta tierra.

  • 1