Deportes

La curiosa historia de Campaña

Su padre permaneció en la cantera del Betis durante 12 años. Su descubridor fue Antonio Wanceulen, hasta hace unos días en el Betis. Le describe su primer técnico, Ernesto Chao.   

el 17 jun 2011 / 14:47 h.

Campaña, cuarto por la izquierda con el brazalete de capitán, sostiene el título de campeón andaluz benjamín.

José Gómez Campaña (Sevilla, 31 de mayo de 1993) será miembro de la primera plantilla del Sevilla el próximo ejercicio de Liga. El isleño Ramón Rodríguez Verdejo, Monchi, subdirector general deportivo, fue el encargado de confirmar la noticia en El Desmarque TV .  

Con 18 años y 10 de bagaje en los escalafones inferiores de la Carretera de Utrera, el de Alcosa logra uno de sus anhelos: competir en Primera División con la casaca blanquirroja. La carrera deportiva de Campaña es curiosa desde sus inicios.

Su padre, Ricardo Gómez, Rícard, fue integrante de la cantera del Betis desde los 11 hasta los 23 años. Cuando su hijo apenas había cumplido cinco se incorporó a la disciplina del Alcosa, donde firmó auténticas diabluras hasta que, con 8, fue captado por un Sevilla que a principios del XXI edificaba su fortuna: la cantera.

Curiosamente fueron los hermanos Wanceulen, hasta hace unos días en el Betis, quienes se encargaron de convencer al padre de que su hijo debía emigrar a Nervión. Pero en el estío de 2003 el destino de Campaña pudo haber virado su rumbo. El Sevilla benjamín A, a las órdenes de Ernesto Chao y Baby Acosta, disputaba un torneo internacional en La Línea de la Concepción.

En la final, el de Alcosa certificó una de las actuaciones más prodigiosas de su carrera y, con 2 goles, lideró el triunfo blanquirrojo ante el Real Madrid (4-1). Los ojeadores merengues hablaron con su padre para ficharle de inmediato. El 'no' rotundo de su progenitor retiró al Real Madrid de la puja. Y en apenas unos meses se proclamó campeón de Andalucía tras marcar en la final dos goles al Fuengirola.

Desde entonces, Barça, Chelsea, Atlético o Villarreal trataron de cazar a un chico que, con sólo 16 años, emigró al filial desde el Andaluza Cadete. Su consolidación en el B, a las órdenes de Ramón Tejada, fue espectacular y, tras ser un pilar fundamental en el filial, consigue ser miembro de la primera plantilla de pleno derecho.

Monchi y Víctor Orta, los primeros responsables del staff deportivo en Nervión, han clavado sus miradas y esperanzas en la figura de un chaval que, a juicio del isleño, será el mediocentro del futuro del Sevilla.  

Chao: "Tiene una visión de juego prodigiosa"

La primera persona que inculcó a Campaña la responsabilidad de lucir la camiseta del Sevilla fue Ernesto Chao. El técnico de Ribadavia era el entrenador del benjamín A junto a Baby Acosta en la pretemporada de la 2002-03.

El canterano era entonces el mediocentro titular de un equipo en el que militaban Sergio Rico, Enrique, Cristian, Nacho Morilla, -los cuatro en el División de Honor-, y los rápidos Raúl y Álvaro Noria, hijo del bético Noria.

Chao recuerda 9 años después que el de Alcosa era "técnicamente muy bueno". "Tenía un gran lanzamiento, un cañón en la pierna", subraya. Y es que el orensano rescata de su memoria la figura de un chico "corpulento y muy inteligente en el campo". "Aquel equipo jugaba como los ángeles, pero es que él tenía una calidad y madurez asombrosas". El orensano apunta que "llevaba la manija con una capacidad espectacular".

Chao, actual coordinador de las etapas prebenjamín, benjamín y alevín en la cantera blanquirroja, relata una anécdota que, años después, continúa en su cuaderno de ruta: "Fuimos a jugar un torneo a Lisboa y recuerdo que tuvieron que ir a por un portero de Oporto para que no les ganáramos porque Jose estaba haciendo un campeonato soberbio".

El sueño cumplido de su padre  

Además de Chao, su padre, Ricardo Gómez, fue otro de los primeros referentes de Campaña en el fútbol. Actual segundo técnico del Preferente Infantil, junto a Juan Carlos Osorno, Gómez rememora que "ya desde pequeñito apuntaba maneras".

"Yo, de todos modos, no quiero que vaya muy rápido, porque el mundo del fútbol es especialmente difícil y lo más complicado es mantenerte", avisa. "Es un sueño que haya llegado hasta aquí", subraya con cierta emoción.

  • 1