Economía

La decisión del BCE de no bajar los tipos lleva de nuevo al caos bursátil

El optimismo con el que las bolsas mundiales -a excepción de Wall Street- recibieron el histórico recorte de tipos de interés en EEUU al 3,5% se esfumó en unas horas. Pese a un comienzo de jornada en positivo, el anuncio del Banco Central Europeo (BCE) de no seguir esa senda sentó como un jarro de agua fría.

el 14 sep 2009 / 23:07 h.

Fue sólo un espejismo. El optimismo con el que las bolsas mundiales -a excepción de Wall Street- recibieron el histórico recorte de tipos de interés en EEUU al 3,5% se esfumó en unas horas. Pese a un comienzo de jornada en positivo, el anuncio del Banco Central Europeo (BCE) de no seguir esa senda sentó como un jarro de agua fría.

La insinuación del presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, de que no tocará los tipos de interés en el Viejo Continente para atenuar la crisis bursátil condicionó ayer el comportamiento de las bolsas europeas, que registraron un retroceso medio del 4%.

Al contrario de lo que hizo la Reserva Federal -banco central estadounidense-, que acudió el pasado martes al rescate de las bolsas con el imprevisto recorte de los tipos de interés del 4,25 al 3,5%, Trichet se enrocó en su papel de valedor del control de precios y de defensor de los objetivos fundacionales del BCE y convirtió en pérdidas las ganancias iniciales.

Con su aséptico y pulcro discurso -dijo que el BCE debería "evitar añadir más volatilidad" a esta fase de "corrección y turbulencias" y dedicarse a sujetar la inflación- impidió que las bolsas europeas disfrutaran de la discreta caída de Wall Street en la víspera y de la recuperación de las plazas asiáticas en esta sesión.

Pero no toda la culpa del nuevo descalabro bursátil hay que achacarlo al BCE, pues se conocieron estadísticas económicas y resultados empresariales negativos. Wall Street, teñido de rojo toda la jornada, cerró con un sorpresivo repunte del 2,5% en su índice Dow Jones, mientras que el tecnológico Nasdaq subió un 1,09%.

Entre los datos desfavorables destacó el descenso de la actividad en el sector servicios europeo a niveles de 2003.

Por contra, el petróleo y el euro recogieron en sus cotizaciones las malas expectativas económicas y se abarataron. El crudo Brent bajó hasta los 86,62 dólares por barril y el euro a 1,455 dólares, mientras que el petróleo de Texas cayó un 2,5% y se situó en su nivel más bajo en tres meses, a 86,99 dólares.

Así, el índice de referencia de la bolsa española, el Íbex 35, que llegó a 13.000 puntos al comienzo de la sesión, bajó 585,10 puntos, el 4,56%, hasta 12.254,60 puntos, con lo que acumula unas pérdidas del 19,28% desde el comienzo del ejercicio y sigue en niveles similares a los de septiembre de 2006.

En Europa, Fráncfort cedió el 4,88%, París el 4,25%, Milán el 3,97%, y Londres el 2,28%. En lo que va de año acumulan pérdidas del 20,18% (Fráncfort), del 17,41% (París) y del 13,13% (Londres).

En España, todos los grandes valores bajaron. Iberdrola, la mayor caída del Íbex, cedió el 6,82%, Telefónica el 5,61%, Banco Santander el 4,81%, Repsol el 4,33%, y BBVA el 3,4%.

La bajada de los tipos en EEUU fue interpretada también como una reacción de pánico de la Fed y dejó ver que la situación económica en el país es delicada, por lo que el ambiente de incertidumbre sigue presente. Para algunos analistas, que esperan un nuevo recorte de entre un 0,25% y un 0,5%, las reacciones de las bolsas el martes fueron exageradas.

  • 1