Local

La defensa de Rivas pide al jurado un veredicto de no culpabilidad para "reparar su honor"

Culpa a las acusaciones de crear "un verdadero festival de  imaginación y fantasía" en el caso Mercasevilla

el 18 oct 2012 / 10:10 h.

TAGS:

El abogado del exdelegado provincial de Empleo en Sevilla Antonio  Rivas, imputado por el presunto intento de cohecho en Mercasevilla,  ha solicitado a los miembros del jurado popular que enjuician estos  hechos un veredicto de no culpabilidad "como única forma de reparar  su honor" y con el objetivo de "poner fin al calvario" que ha pasado  durante estos años. 

Durante su informe final en el juicio que se celebra en la  Audiencia Provincial de Sevilla, el letrado de Rivas, Francisco Baena  Bocanegra, ha culpado a las acusaciones de crear "un verdadero  festival de imaginación y fantasía", motivo por el que ha solicitado  al jurado "un fallo por unanimidad de inculpabilidad para Rivas, por  la sencilla razón de que no hay pruebas de cargo contra él, ni pocas,  ni medianas ni cortitas". 

"No hay un solo elemento del que se pueda concluir que Rivas  estaba en este montaje, confabulación o concierto criminal" a fin de  "trincar", según ha sostenido Baena Bocanegra, quien ha aseverado que  su cliente "es la percha donde se cuelga el abrigo de este juicio; si  Rivas no estuviera aquí, no habría jurado sino un tribunal  profesional y no se hablaría de cohecho, sino de otro delito común  como el de estafa". 

A juicio del abogado, "interesaba que hubiera jurado y la percha  era Rivas", todo ello a pesar de que, en fase de instrucción, "he  luchado" para que no llegara a juicio, recordando en este punto que,  en el auto de procesamiento, la juez Mercedes Alaya "llega a decir  que la prueba contra Rivas y contra Pereira es muy débil", aunque  consideró que el jurado debía valorar las pruebas. 

"Las acusaciones tienen que demostrar, pues no se puede presumir  ni conjeturar, pero los acusados no tienen que demostrar nada", ha  aseverado el abogado de Rivas, quien ha pedido al jurado que, "si  tiene dudas, no las puede resolver en contra" de los imputados,  recordando así el principio legal de 'in dubio, pro reo'. 

"DOS MIMBRES"

En este punto, ha señalado que las acusaciones "tienen dos  mimbres" contra su cliente, como es, en primer lugar, la grabación  realizada por los empresarios para demostrar el presunto intento de  cohecho, en la cual "no hay un sólo elemento del que se pueda  concluir que Rivas estaba en este montaje, confabulación o concierto  criminal" a fin de "trincar". 

Con la grabación "hay dos problemas, uno de orden material y otro  de valoración probatoria", ya que ha defendido que "se ha roto la  cadena de custodia", a lo que se suma que en la misma "no hay una  sola alusión" a su cliente, "y eso es revelador".

La segunda prueba de las acusaciones es la declaración prestada  por el exdirector general de Mercasevilla Fernando Mellet en Policía  y Fiscalía, en las cuales aseguró que la idea de pedir la comisión  fue de Rivas, declaraciones que no han sido ratificadas ni en fase de  instrucción ni en el propio juicio después de que Mellet se haya  acogido a su derecho constitucional a no declarar, ya que "es un  acusado y tiene derecho a callar y a mentir".   

"Se ha acogido a un derecho reconocido en la Constitución  española, y a mí me joroba, porque me gustaría que hubiera hablado,  pero me tengo que conformar con lo que tengo", ha afirmado, al tiempo  que ha aseverado que, después de que el magistrado presidente, Angel  Márquez, haya rechazado incluir en la causa las declaraciones de  Mellet en Policía y Fiscalía, esa prueba "no puede ser valorada" por  el jurado. "*Cómo me puedo defender de algo que no existe?", se ha  preguntado.

NO ERA COMPETENTE PARA OTORGAR LA SUBVENCION

Tras defender que "se ha demostrado hasta la saciedad que Rivas no  era competente para dar una subvención excepcional" como la otorgada  a la Junta para crear la escuela de hostelería, en la que "no tuvo un  interés especial", el letrado ha lamentado que el exdelegado de  Empleo "tiene una carrera de dignidad y la estamos tirando por el  suelo". "Este hombre dimitió y no se lo tuvieron que pedir, eso  también hay que tenerlo en cuenta", ha dicho. 

Por todo ello, ha pedido a los miembros del jurado que "no  elucubren ni inventen y utilicen el sentido común; tienen que valorar  la prueba", concluyendo con una frase de un personaje de Arthur  Miller: "más vale absolver a 100 culpables que condenar a un  inocente". 

Tras su informe final, los cuatro acusados han hecho uso de su  derecho a la última palabra para defender su inocencia, y en el caso  de Mellet, asegurar que lo que hubo fue una "negociación" con los  empresarios de La Raza en torno a la escuela de hostelería, que había  sido subvencionada previamente por la Junta de Andalucía con 900.000  euros. 

"LEÑA"

En este sentido, Mellet ha recordado que, en el juicio, el jefe de  la Policía Judicial de Sevilla declaró y dijo que, tras escuchar la  grabación del presunto intento de cohecho, concluía que "había una  negociación", lo que le he valido para defender "su inocencia y no  culpabilidad".

"Después de dos semanas de juicio y tras tres años y medio  callado, no es que me crea inocente, sino que queda acreditada de  forma rotunda mi absoluta inocencia porque no he cometido delito  alguno". "No hay prueba de cargo ninguna por la que poder ser  condenado", por lo que el veredicto "no debe ser de inocencia, sino  de no culpable de ningún ilícito penal", ha reiterado. 

Ha seguido señalando que "es la primera vez que me veo en esta  situación, y para mí y para mi familia ha sido muy complicado poder  guardar silencio durante dos semanas" y durante los tres años y medio  de caso, criticando en este punto "la leña que vengo soportando  personal y familiarmente sin que nadie ponga solución".

MELLET ANUNCIA QUERELLAS

El acusado, que se acogió a su derecho a no declarar en el juicio,  ha asegurado que "me hubiera gustado declarar y decir cómo me he  sentido durante estos tres años y medio", señalando que, una vez  finalice el caso, "voy a ejercer todos mis derechos fundamentales y  constitucionales contra todas aquellas personas..." --en alusión a  posibles acciones penales--, punto en el que el magistrado presidente  le ha interrumpido instándole a no hablar de lo que hará en un  futuro. 

Tras Mellet, ha tomado la palabra el exdirectivo de Mercasevilla  Daniel Ponce, quien ha sido muy breve y únicamente ha señalado que  "nunca creí ni imaginé que podía ser funcionario", ya que "por mis  estudios no he hecho nunca una oposición", tras lo que ha deseado  "suerte" al jurado en su veredicto. "Muchas gracias", ha concluido. 

De su lado, la funcionaria Regla Pereira ha querido agradecer a  los miembros del jurado el "esfuerzo" en unos días "tan complicados",  lamentando que, a consecuencia de este caso, "me han destrozado la  vida" después de que, "con 30 años, pasara todo esto y me quedara sin  trabajo".

"Soy inocente, no he cometido delito y no he mentido en ningún  momento; se me ha castigado soberanamente a mi y a mi familia", ha  aseverado, agregando que los miembros del jurado "son los únicos que  pueden acabar con esta pesadilla".

Por último, el exdelegado provincial de Empleo en Sevilla Antonio  Rivas ha reiterado su "absoluta inocencia una vez más" y ha dicho  confiar en un veredicto "de inocencia".

Tras ello, el magistrado presidente ha convocado a las partes y al  jurado el próximo lunes, a las 9,30 horas, para hacer entrega del  objeto del veredicto, tras lo que el jurado se retirará a deliberar.

  • 1