martes, 20 noviembre 2018
16:12
, última actualización
Deportes

La defensa del Betis también tiene mérito

Los goles han sido fundamentales para su resurrección, pero también su mejoría atrás. Los rivales cada vez chutan menos a la portería de Fabricio.

el 17 abr 2012 / 20:59 h.

El Betis está casi salvado y se debe en gran parte a los goles del grupo en general y de Rubén Castro en particular, pero un equipo no alcanza la meta si no se beneficia del esfuerzo colectivo. De nada le habría servido al conjunto verdiblanco su puntería si no hubiese gozado de la compañía de una mayor seguridad defensiva, logro que tampoco era muy difícil teniendo en cuenta la vulnerabilidad de los heliopolitanos durante la mayoría de jornadas. Pero Pepe Mel dio al fin con la tecla, o con los futbolistas adecuados, y así ha evolucionado y ascendido el equipo en los seis últimos encuentros, resueltos con un magnífico saldo de tres victorias y tres empates.

Cuantitativamente hablando, la diferencia entre las dos caras del Betis en defensa no son muy llamativas. Entre el 0-1 en Granada y el 2-1 en Pamplona de la primera vuelta recibió 21 goles; en la segunda vuelta, del 1-2 contra el Granada en casa al 1-0 ante Osasuna del domingo ha encajado 18. Tres menos. Lo que ocurre es que la mitad de esos goles se concentraron en tres envites: Levante, Real Madrid y Rayo. Cada uno de ellos marcó por partida triple frente a los verdiblancos. El balance en los otros once choques sí supone un salto de calidad: 9 goles en contra, igual a menos de uno por jornada. Así sí.

Otra prueba de la mejoría defensiva del Betis es lo poco que los rivales llegan a su área con peligro. Se trata de una impresión que dejan las últimas actuaciones del equipo de Pepe Mel y que tiene un respaldo objetivo: las estadísticas. En estas seis jornadas sin perder, sólo el Málaga chutó más de cinco veces a la portería de Fabricio, siete para ser concretos. El resto de adversarios no traspasó esa barrera: Racing, Espanyol, Villarreal y Real Sociedad efectuaron cuatro remates entre los tres palos, mientras que Osasuna apenas hizo uno.

La progresión del Betis en el capítulo defensivo lo deja a día de hoy en el décimo puesto del ranking de la Liga, con 45 goles en contra. Su promedio aún es superior a uno por encuentro (1,3) pero es mejor que los del Málaga y el Levante (46 goles en contra), ambos aspirantes a la Liga de Campeones. También mejora a Osasuna (53), que es sexto y ocupa una plaza europea. Y de la plaza que ocupa en la clasificación general, la duodécima, al colista mejora a todos por bastante excepto al Mallorca, que ha encajado cuatro tantos menos (41).

Una de las razones de la tardía aunque flamante solidez verdiblanca en la retaguardia tiene que ver con los cambios que Mel introdujo al principio de la segunda vuelta, tras los tropiezos con el Granada y el Mallorca. Fueron tres las modificaciones, además casi simultáneas: Paulao debutó en Palma, Fabricio y Nelson ante el Athletic. El caso más significativo es el del central brasileño, un desconocido para la mayoría de aficionados que provenía del Saint-Etienne y que llevaba varios meses sin jugar por un enfrentamiento con su entrenador allí.

Paulao, que casi llegó a ser internacional sub 17 con la canarinha y se proclamó subcampeón de la Liga Europa con el Sporting de Braga, aportó a la zaga una envergadura y una calma raras veces conocidas el Betis en muchos otros tramos y se apropió de la titularidad sin pudor. No ha cometido ningún fallo destacable ni decisivo y ya es el segundo central con más minutos (1.043), detrás de Dorado (2.655) y delante de Mario (901), Amaya (728) y Ustaritz (513). Como es lógico, Dorado es su compañero más habitual: ya han coincidido en nueve de los doce partidos que suma como bético; con Amaya han sido dos y con Mario, uno.

  • 1