Economía

La demanda de energía no se recuperará hasta 2020

Habrá que esperar hasta ese año para retornar a los crecimientos previos al estallido de la crisis

el 29 oct 2009 / 20:50 h.

Interior de la central de Santa María de Garoña, cuyo cierre está proyectado para 2013.

Uno de tantos reflejos de la crisis económica tiene su traslación directa sobre la demanda energética, no sólo referida a la electricidad que consumen los hogares, sino también a la que mueve a la industria y el transporte. Es lo que se conoce como energía final, cuya demanda no retornará a los crecimientos experimentados antes del estallido de la crisis hasta 2020.

Es una de las reflexiones que lanzó ayer el subdirector general de Planificación Energética del Ministerio de Industria, Francisco Maciá, en su intervención en el 35 Reunión Anual de la Sociedad Nuclear Española que hoy se clausura. Así, estimó que frente a avances del 5,6% anual de la última década, lo hará a un ritmo inferior al 3% hasta 2020.

La caída de la demanda ha dejado al descubierto otra realidad del sistema energético español, que no es otra que la "sobrecapacidad existente" en el ámbito de la generación, que está provocando que las centrales de ciclo combinado (que usan el gas natural para generar electricidad) estén funcionando por debajo del umbral de "un óptimo rendimiento económico". Si a eso se le suma el déficit tarifario que arrastra el sector y que al cierre de este año rondará los 20.000 millones, se agrava el problema.

Así lo consideró Eduardo González, responsable de FCC Energía, quien coincidió con Maciá en la necesidad de cambiar el modelo español reduciendo su excesiva dependencia de los combustibles fósiles, superior al 80%.

Y es que, tras las crisis del petróleo de 1973 y 1979, se produjo un intento de corregir ese exceso, que coincidió con el desarrollo de las nucleares, recordó el representante de Industria, que precisó que del 1,6% que representaba esta energía en 1980 pasó a casi el 15% quince años después. No obstante, desde entonces, ha sido el gas natural el que ha cobrado especial protagonismo.

La tarta de la producción eléctrica en 2008 se repartió entre el 39% del gas natural (incluyendo cogeneración), el 20% de renovables, el 19% de nucleares, el 16% del carbón y el 6% de petróleo. Y la tendencia es que las renovables vayan aumentando (la previsión es que alcancen el 40% en 2020) en detrimento de crudo y carbón.

González abundó en que otra problemática que afronta España es su falta de desarrollo industrial de alto valor añadido ligado al ámbito energético. Incidió en que sí se ha conseguido en la rama eólica pero no se ha aprovechado el boom fotovoltaico, por lo que instó a no dejar pasar el tren en la termosolar con tecnologías orientadas a su comercialización exterior y no sólo circunscritas al mercado nacional.

No en vano, indicó, el Gobierno autorizará 2.300 mW en cuatro años, que requerirán unos 6.000 millones de inversión. Y planteó un mayor aprovechamiento energético de los residuos sólidos urbanos. España sólo utiliza el 7% de su potencial energético frente al 80% de Europa.

También participó en el debate el secretario general técnico de Abengoa, José Domínguez Abascal, que defendió el necesario avance de las renovables (eólica, solar y biocarburantes) para poder reducir las emisiones y contrarrestar el cambio climático.

  • 1