domingo, 09 diciembre 2018
11:04
, última actualización
Cultura

«La democracia trajo el diseño a España»

Enrique Acosta muestra en el Casino de la Exposición su trabajo como creador

el 29 ene 2015 / 16:00 h.

  Diseñador, pintor y docente, Enrique Acosta no disimula la satisfacción que le produce la muestra que bajo el título Trazos en el tiempo reúne hasta el próximo 8 de marzo en el Casino de la Exposición una amplia muestra de su trabajo como creador plástico. Más de medio centenar de obras de diseño y una treintena de dibujos y pinturas resumen una trayectoria de 50 años, desde sus primeros dibujos fechados en el año 65 hasta algunas piezas del pasado año. «En mi caso, nunca hubo divorcio entre el diseño y la pintura», asegura el sevillano. «Sí hubo periodos en que tuve que abandonar alguna faceta por imperativo del trabajo acumulado, pero la vocación artística la he mantenido tal cual desde niño», añade. Y lo mismo comenta de su trabajo en el campo de la enseñanza, que arrancó hacia 1992 en la Facultad de Bellas Artes. «Fueron veinte años, de los cuales hay diez, recogidos en esta exposición, que estuvieron dedicados a un proyecto muy bonito e innovador, titulado Así lo vemos. En él abordábamos con los alumnos cuestiones sociales que nos interesaban, e incluso llegaron a sumarse al mismo las Facultades de Medicina y Psicología». Acosta es de esos profesores que duda si enseñó más de lo que aprendió él mismo en este periodo. «No para mi obra, porque considero que mi trabajo es muy personal, muy de mi vida. Pero sí estoy seguro de que aquella experiencia influyó mucho, siempre estuve dispuesto a aprender de la gente joven, de sus inquietudes y sus problemas. También son muy hábiles con las nuevas tecnologías. Todos aportaron mucho con su entusiasmo», recuerda el artista. Considerado un autor extraordinariamente inquieto, siempre dispuesto a explorar caminos nuevos y técnicas expresivas insospechadas, Enrique Acosta afirma que en su obra «Sevilla se ve de un modo muy explícito, porque han sido muchas décadas de vinculación a esta ciudad, aunque tuve en Madrid un periodo formativo. Pero después tuve que acometer muchos trabajos relacionados con la ciudad, de manera que aparece a menudo. Eso sí, lo que yo hacía era bastante innovador respecto a lo que había. Creo que aporté un toque de modernidad y de influencia europea», comenta el sevillano. «La democracia trajo a España el diseño en general, se empezó a cuidar la comunicación, la imagen, tanto institucional como de empresa», prosigue Acosta, quien opina que esta disciplina ha mantenido siempre una buena convivencia con sus otras hermanas artísticas. «Es verdad que ha habido escuelas que creen que el diseño no tiene nada que ver con el arte, pero yo sí lo creo. Y en general he visto siempre un gran respeto mutuo, hay muchos puentes entre unas y otras a lo largo de la Historia, desde la Bauhaus e incluso antes», agrega. Por último, Enrique Acosta niega que esta gran antológica suponga ni remotamente un punto final en su quehacer artístico. «Estoy muy contento con esta muestra y me siento en plena vitalidad. No pienso dejar la actividad creativa. Aunque cerré mi estudio hace algún tiempo, sigo volcado en la pintura y el dibujo. Con mi faceta primera voy a terminar mi carrera artística».

  • 1