Local

La depresión afecta a uno de cada seis españoles

No sentir placer por lo que antes se sentía. No poder con el peso de la rutina. No comer ni dormir o al contrario, hacerlo mucho. La depresión es una enfermedad que afecta a seis millones de españoles.

el 16 sep 2009 / 04:56 h.

TAGS:

No sentir placer por lo que antes se sentía. No poder con el peso de la rutina. No comer ni dormir o al contrario, hacerlo mucho. La depresión es una enfermedad que afecta a seis millones de españoles. Un diagnóstico a tiempo y un buen tratamiento pueden evitar que esta enfermedad se sufra de por vida.

154 millones de personas en todo el mundo sufren depresión. En España, unos seis millones de españoles han padecido algún episodio depresivo a lo largo de su vida. Y una buena parte de ellos, un 20%, no la superará nunca. La depresión ha pasado a ser una de las enfermedades mentales más habituales entre la población, más incapacitantes, con mayor estigma social y más caras para la sanidad pública y, sin embargo, sigue siendo de las peor diagnosticadas y tratadas: un tercio de los afectados no acude al médico, el 18% oculta la enfermedad y de los que tienen un tratamiento, el 60%, lo sigue mal, y el 50% de los casos pasa desapercibido en las consultas médicas.

Estas son las cifras arrojadas por varios expertos en un congreso de Psiquiatría organizado por el laboratorio farmacéutico Lundbeck y en el que participaron profesionales como el responsable de Salud Mental de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen), José Ángel Arbesú; la jefa de Psiquiatría del hospital Clínic de Barcelona, Rosa Catalán; y el psiquiatra del hospital Juan March de Palma de Mallorca, Miquel Roca.

El estigma social que acarrea este trastorno del ánimo, la saturación del sistema de atención primaria y los síntomas equívocos que presenta (similar al de otras patologías como la fibromialgia o la fatiga crónica) han sido, hasta ahora, los principales motivos de que la depresión se haya entendido como un episodio aislado causado por acontecimientos ambientales externos al paciente (sucesos estresantes como la muerte de un familiar, un despido, divorcio, etc.) más que como lo que es: una enfermedad de largo recorrido que acompañará a buena parte de los enfermos durante toda su vida.

Y es que, la mitad de los que sufren algún episodio depresivo volverá a caer en otro; el 60% de los que sufran dos episodios caerán en otro más y si hay un tercero caerá, en el 90% de los casos, en un nuevo episodio. De manera que, el 20% de los enfermos tendrá que hacer frente a la depresión toda su vida, y un 30% mantendrá algunos de los síntomas siempre. De ahí la importancia de un tratamiento adecuado y de un seguimiento médico.

Este tratamiento consiste habitualmente en una combinación de fármacos y de sesiones psicoterapéuticas. Sólo dos tercios acuden al médico y más de la mitad sigue el tratamiento de forma irregular. La creencia de que los fármacos provocan efectos secundarios o el creerse recuperado son las causas más habituales que llevan a este abandono. El tratamiento ha de ser además continuado en el tiempo -de seis meses, dos años o de por vida, de pendiendo de si sólo ha tenido un episodio, dos o más- y contar con un seguimiento médico.

Y es que este tratamiento a largo plazo puede prevenir en un 72% de los casos la aparición de un nuevo episodio depresivo. Además, para los especialistas el apoyo familiar y del entorno se convierten en algo vital para sacar al paciente de esta enfermedad. Una enfermedad sobre la que hay escasas investigaciones y poca especialización profesional.

  • 1