Economía

La desconocida prima de riesgo

Las deudas de España e Italia reciben el acoso del mercado en pleno agosto.

el 25 dic 2011 / 20:54 h.

Los veranos suelen ser tranquilos para la economía. Las bolsas suelen estar calmadas y los inversores de vacaciones. Menos este año. Italia y España se acordarán bien del pasado agosto, cuando hasta el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, tuvo que volver de vacaciones justo cuando las comenzaba para intentar poner freno al acoso de los mercados a la deuda soberana del país. En Italia, que lo sufría de la misma manera, supuso la dimisión unos meses después de su primer ministro, Silvio Berlusconi.

Y es que, si hay un término que se ha puesto de moda este 2011 es el de prima de riesgo, que no es más que el diferencial que ha de abonar España por su deuda a los mercados en comparación con lo que paga Alemania por la suya. La mayoría desconocía su significado, aunque poco a poco se ha vuelto familiar en el lenguaje de la crisis, sobre todo en un verano en el que el rescate se preveía a la vuelta de la esquina.

El peor momento para España fue el 5 de agosto. Ese día, la prima de riesgo se disparó hasta los 417,6 puntos y eso provocó que el Banco Central Europeo (BCE) saliera en tromba a comprar bonos españoles e italianos.

El punto de mira viró el mes siguiente hacia Grecia, pendiente de recibir el segundo rescate. Pero pronto los problemas volvieron para España e Italia. Sobre todo a este último, que vivió una transición política, sin que se celebraran elecciones, el pasado noviembre, cuando la prima española llegó a rozar los 500 puntos.

A pesar de la resistencia de Berlusconi a abandonar el sillón, el peligro de que el país transalpino cayera definitivamente hizo que se doblegara dejando paso a Mario Monti, un político muy vinculado a las instituciones europeas y que decidió nombrarse a sí mismo ministro de Economía. A su alrededor, un Gobierno denominado tecnócrata, es decir, de perfil técnico cuyo único fin es sacar a Italia de la situación en la que se encuentra.

Pronto se puso manos a la obra. A principios de este mes, el Consejo de Ministros aprobó el primer ajuste presupuestario del Ejecutivo de Monti por un valor de 30.000 millones. El plan contempla el aumento de dos puntos del IVA, así como una subida del 43% al 46% de la tasa para rentas superiores a 75.000 euros. Hasta la ministra que lo presentó lloró cuando tuvo que explicar el paquete de medidas.

Y es que este año han caído, de un modo u otro, los Gobiernos de los países de la Eurozona con más problemas.

El Nobel de Economía viaja a EEUU
El comité del premio Nobel ha concedido el galardón de Economía correspondiente a 2011 a los académicos estadounidenses, Thomas J. Sargent y Christopher A. Sims, por sus "investigaciones empíricas respecto a las causas y los efectos a nivel macroeconómico" de las decisiones de política económica, una cuestión muy en boga durante los últimos años.

Thomas J. Sargent, nacido en 1943 en Pasadena (California), es profesor de Economía y Negocios de la Universidad de Nueva York, y Christopher A. Sims, nacido en 1942 en Washington DC, imparte clases de Economía y Banca en la Universidad de Princeton. Ambos académicos son doctorados en Económicas por la Universidad de Harvard.

Los dos galardonados "han desarrollado métodos" de análisis basados en "la relación causal entre la política económica y las diferentes variables macroeconómicas, tales como el Producto Interior Bruto (PIB), la inflación, el empleo y las inversiones", explicó la Academia sueca en un comunicado. Estos métodos permiten responder a preguntas tales como "de qué forma el PIB o la inflación se ven afectados por un incremento temporal de las tasas de interés o por una reducción de impuestos" o "qué sucede si un banco central modifica sus objetivos de inflación o un Gobierno modifica sus objetivos de equilibrio presupuestario".

"La política afecta a la economía, pero la economía también afecta a la política", afirmó en octubre -cuando dio a conocer la decisión- la Academia. "Las expectativas sobre el futuro son los aspectos principales de esta interacción", añadió.

"Las expectativas del sector privado en relación con la actividad económica futura y las decisiones políticas influyen sobre los salarios, el ahorro y las inversiones", explicó. "Al mismo tiempo, las decisiones en política económica están influidas por las expectativas de evolución del sector privado", agregó.

Desde su creación, el premio ha reconocido a figuras como Milton Friedman, Amartya Sen, James Tobin, Paul Krugman, Robert Solow, Joseph Stiglitz y Gunnar Myrdal.

  • 1