Local

La despedida difícil y el apoyo de Juani, Mercedes y Ana

Caras descontentas entre los gaditanos. Las limpiadoras del despacho de Griñán cuando era consejero de Economía elogian a su ex jefe.

el 13 mar 2010 / 22:31 h.

TAGS:

Los abrazos rotos se hicieron para despedirse en los congresos de los grandes partidos, donde resulta imposible que todos se marchen contentos a casa. Un abrazo roto para Luis Pizarro y para los delegados de Cádiz (el consejero Antonio Fernández, la alcaldesa de Jerez...) todos con caras compungidas tras la surrealista y fugaz entrada y la precoz salida de González Cabaña de la ejecutiva socialista, a altas horas de la madrugada.

Otros se van con más júbilo, y son ellos los que abrazan para despedirse. Manuel Chaves tiene los brazos libres tras 16 años cargando con el PSOE andaluz a cuestas. Ayer estrenó el segundo plano, el fondo de foto, y lo hizo con gesto relajado y risueño. Quien le estreche la mano ahora, quien se le tire a los brazos será un amigo desinteresado, sin crucigramas orgánicos en la cabeza. Y en los pasillos le saludaron mucho y le abrazaron más.

Ahora el interés y la estrategia se oculta en la cabeza de Griñán: ¿quién entrará en su Gobierno? ¿quién saldrá? Al nuevo secretario general del PSOE-A le presentaron con un vídeo de loas y piropos encadenados. Todos miembros ilustres del socialismo, excepto tres: Juani, Mercedes y Ana, las tres mujeres que limpiaban su despacho de Torretriana, cuando era consejero de Economía. Las tres le recuerdan cercano y cariñoso, y fueron capaces de describirle como un hombre sencillo que sube con ellas en ascensor, y no como el animal político de convicciones férreas, como lo ven sus compañeros.

En la recta final del congreso, repartidas ya todas las fichas de juego, casi todos los socialistas se relajaron. Los diputados por Huelva, los que más. Se les veía, divertidos, en el hall, posando juntos en el photocall y haciéndose fotos unos a otros. La consejera Cinta Castillo, feliz con su vocalía, se reía a gusto con Petronila Guerrero, muy saludada después de ceder el cargo de presidenta a Rosa Torres.

A la organización del congreso se le pasó por alto facilitar los accesos a los discapacitados. Lo notó la ex concejal de Sevilla Cristina Vega, que tuvo que sortear cables y obstáculos para llegar al plenario. Dentro del Palacio de Congresos a todos les daba la impresión de haber sido el centro del interés durante los últimos dos días. Todos los ojos puestos en la marca PSOE. Aunque a pocos metros de la puerta, cuando ya todos montaban en sus coches, un curioso le preguntó a los periodistas: "¿Vienen de cubrir a los políticos? ¿Está ahí Javier Arenas?".

  • 1