La despensa de Sevilla

La XVI Feria de Productos Típicos de la Sierra Norte de El Pedroso abrió ayer con mucho público y buen tiempo.

el 03 dic 2011 / 20:54 h.

Una mujer da a probar productos de su expositor de chacina.

Gastronomía, artesanía y turismo. "Ojú, cómo nos vamos a poner", exclamaba ayer una señorita con un trozo de queso en la mano, lamentándose por tanto picoteo. A reventar el mercado y el pabellón principal junto al polideportivo, núcleos principales de la exposición.

Tráfico lento de cochecitos de bebés y atasco de gente. El día soleado y fresco invitaba a demorarse en el paseo.

A las 12.15 se presentó en la plaza de abastos el presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos, y el alcalde, Manuel Meléndez (PA). "Salvado el obstáculo económico, pensamos hacer la feria también por los expositores y por el pueblo", señaló el regidor municipal, aludiendo a la importancia de las ventas que registran autónomos, pequeños y medianos comerciantes durante estas jornadas. "Es una gran proyección no sólo para el pueblo, sino también para toda la comarca de la Sierra Norte", afirmó Meléndez. "Quiero agradecer a la Fundación Lara, a Lara Bosch y a toda su familia la colaboración, ya que se ha salvado la feria con su ayuda económica", reconoció antes de ceder la palabra a Rodríguez Villalobos.

Reconocimiento. "Prácticamente no era nada, pero se sembró una semilla que hoy da sus frutos", manifestó el presidente de la Diputación, que conoce este evento desde el momento en el que se creó. "En un momento de dificultad económica, hay que agradecer el esfuerzo del Ayuntamiento". Villalobos animó a innovar y ser creativos para que los visitantes encuentren en próximas ediciones más novedades. "Esta feria es santo y seña, pistoletazo de salida a otras ferias. Es de lo mejorcito que se da en la provincia de Sevilla", afirmó antes de abrir oficialmente la jornada. El año pasado fue el periodista Joaquín Durán, natural de la localidad, quien inauguró la fiesta con un himno laudatorio a la caldereta, los pestiños y otros bocados que se ofertan en la muestra.

La feria de El Pedroso cobra cada vez mayor poder de convocatoria comercial. Se exponen productos de artesanía, peletería, ropa, etc., pero la gastronomía es el pilar fundamental de esta muestra. No se encuentra materia prima para saciar el apetito sólo de la Sierra Norte, sino que hay comerciantes venidos de toda España. "Es el segundo año que venimos, con la crisis hay que intentarlo más", indicó María Teresa, de El Bartolo Extremeño, que viene de Miajadas (Extremadura) con sus dos hijos para vender chorizos, salchichón, queso... Y de Salamanca, Jamones Pepiño, que está presente desde hace varios. "A la gente le gusta nuestros productos, repiten", indicó Begoña, que regenta el negocio con su marido. "De momento no nos ha ido mal, a pesar de todo".

"Está bien esto a cinco euros, ¿verdad?", le preguntó una señora a su marido, tanteando la mercancía en un quiosco, ante la mirada atenta de la vendedora, mandil colgado y sonrisa en ristre. El hermoso y saludable olor de la chacina regenera el aire, alivia el alma y solivianta el espíritu. "Portaos bien, portaos bien", riñó un padre a sus hijos en mitad del bullicio, con un vasito de vino dulce en la mano. "Hemos comprado chacina y ahora iré a por miel", indicó Rafael Rodríguez, que llegó con su moto desde Bellavista. "Conocía la Sierra Norte, pero nunca había venido antes a esta feria". En tren viajó José Rodríguez con su esposa y sus nietos. "Somos de Castilleja de la Cuesta, es una excursión de AMFE -asociación de mujeres-", explicó sin perder ojo al carrito con la niña. "Ya he venido antes, normalmente compro chacina y dulces típicos de la zona".

Renfe ha ampliado su servicio de trenes desde Santa Justa. "El primer billete se vendió el 1 de septiembre", informó Fernando Moreno, alguacil del Ayuntamiento, que conoce el desarrollo de la feria desde hace años. "Este año están viniendo en grupo los colegios de adultos, ya con los billetes concertados". Moreno explicó que mucha gente no espera ni a las cuñas de radio que publicitan el evento. "El 18 de noviembre estaba todo vendido, este año más que ninguno". El ayuntamiento reservó 1.300 billetes de tren, al margen de los que pone en servicio Renfe.

El tren turístico, por otro lado, también recorría el pueblo con viajeros bien abrigados. Junto a la iglesia, bajo una carpa, las aves rapaces atrajeron la atención de los visitantes, que no paraban de hacer fotos a un impresionante búho. Se trata de una exhibición de Águilas de Andalucía, a la que se une otra de perros adiestrados de la Unidad Canina de Rescate Alpesa. Este año también se pueden realizar visitas a la almazara del pueblo y a la iglesia de la Consolación. Amenizarán las jornadas los pasacalles, las tunas y el espectáculo Bandoleros a caballo en Sierra Morena.

  • 1