Local

La deuda de Giralda TV la pagará con intereses el próximo gobierno

Unos 5,8 millones se renegociarán para abonarlos en 4 años y se estudia pagar el resto a través de vías como el Alcázar

el 25 abr 2011 / 20:17 h.

TAGS:

La deuda de casi siete millones de euros que ha acumulado Giralda Televisión desde su puesta en funcionamiento no se podrá zanjar en este mandato. El Consistorio, en una delicada situación económica, no ha encontrado vía alguna para realizar la macromodificación presupuestaria que se barajó como opción para tratar de sanear una empresa con un balance patrimonial negativo que requiere de una intervención antes del mes de junio para evitar su disolución. A cambio, se han encontrado dos fórmulas, diseñadas desde la propia dirección económica de la empresa para evitar el cierre de la televisión municipal: una renegociación de las deudas con proveedores para que se paguen en cuatro años con intereses y una transferencia menor del Ayuntamiento que se estudia realizar desde el Patronato del Alcázar -uno de los pocos organismos municipales con superávit- a través de un contrato-programa.

La primera parte de esta medida, planteada en la junta general de accionistas de Giralda TV celebrada ayer, afecta a unos 5,7 millones de euros que la empresa debe a sus dos principales proveedores, las productoras Mediasur y Adsat -que copan los principales contratos de la sociedad municipal-. Para evitar que la deuda contraída con estas dos compañías compute como patrimonio negativo, el Consistorio la renegociará a través de una fórmula diseñada por sus asesores jurídicos y económicos, de forma que pase a considerarse un préstamo participativo. Se abonará así a largo plazo, durante los próximos cuatro años, y con unos intereses que deben ahora negociarse pero que se prevé que se ajusten al precio del mercado.

La segunda vía, para completar la cantidad de deuda acumulada por la sociedad coordinada por la delegada de Comunicación, Maribel Montaño, afectará a alrededor de un millón de euros. Esta partida se deberá transferir a la empresa de televisión por parte del Consistorio. Según fuentes consultadas, la opción que hay encima de la mesa es la firma de un contrato con el Patronato del Alcázar para que se realice esta aportación a través de una serie de servicios que Giralda TV pueda aportar al organismo. La vía, de la que el Alcázar niega tener constancia, quedaría para el siguiente mandato.

A estas dos líneas de actuación se añade una tercera vía de trabajo: la sociedad municipal impulsará un plan de saneamiento para recuperar la estabilidad a medio plazo. Será una siguiente fase del plan de reducción de costos impulsado desde la dirección en los últimos meses por el que se han recortado las productoras que trabajan para Giralda TV, de quince a doce, y se ha pasado de 38 a 22 programas. A esto se añade que, según las cifras facilitadas por la empresa, en 2011 se han logrado incrementar los ingresos propios: en el primer trimestre han pasado de 32.932 en 2010 a 268.270 euros.

A estas tres vías llega el Ayuntamiento después de descartar las dos primeras opciones que se pusieron encima de la mesa. Por un lado, la cesión de un bien inmueble de patrimonio municipal -se planteó la Gavidia-, que se desechó en cuanto los servicios jurídicos y de la Delegación de Hacienda aclararon las limitaciones legales de este proyecto y la larga tramitación que sería necesaria para llevarlo a cabo.

La segunda opción que se estudió durante varias semanas fue la ejecución de una macromodificación presupuestaria antes del cierre del ejercicio para transferir los casi siete millones de euros que necesitaba la empresa para lograr evitar su disolución. Pero las limitaciones eran más que evidentes en el presupuesto más restrictivo de la década, con unas inversiones sin precedentes desde la Exposición Universal de 1992, con un plan de saneamiento en marcha y con 30 millones de remanentes de tesorería negativos que se arrastran desde 2009.

De hecho, cuando en un consejo de administración Giralda TV lanzó su petición de auxilio y su reclamación de más de siete millones de euros, la Delegación de Hacienda ya tenía en marcha la macromodificación presupuestaria aprobada ayer y que afecta a más de un centenar de partidas -entre altas y bajas de presupuesto- y que supuso una reestructuración de 4,3 millones de euros a menos de un mes de la finalización del mandato.

El propio informe de Intervención que forma parte del expediente advierte de dos elementos que revelan los problemas económicos del Consistorio en este cierre del mandato. Por un lado, reprocha al Ayuntamiento que reutilice remanentes de tesorería -partidas presupuestadas que no se llegaron a gastar- para cubrir nuevos gastos cuando existe ya un remanente de tesorería negativo de 2009 de 32 millones de euros: "En un ejercicio de prudencia debían utilizarse esas economías para reducir el déficit municipal". Por otro, recuerda que, además de los gastos presupuestados, el Consistorio encara la recta final del mandato con numerosas facturas sin contabilizar. En total, según este análisis, diez millones.

El PP, que se abstuvo, acusó al gobierno local de "chapucero" por esta modificación, mientras que PSOE e IU defendieron la necesidad de realizarla ante la inminente finalización del mandato.

  • 1