lunes, 18 marzo 2019
22:14
, última actualización
Economía

La deuda de Grecia es ‘basura’

La rebaja de la calificación del país heleno por parte de S&P arrastra a las bolsas.

el 27 abr 2010 / 21:02 h.

La crisis de la economía griega, atenazada por una gigantesca deuda, arrastró ayer a la baja a las bolsas europeas y al euro ante el dólar e hizo sonar la alarma en los países de la Eurozona, cuyos gobiernos han convocado una reunión urgente el 10 mayo para abordar la ayuda financiera a Grecia.

La rebaja de los bonos de deuda griega a la categoría de bonos basura (BB+/B) por parte de la agencia Standard & Poor's cerró una jornada plagada de noticias y previsiones pesimistas.

Como muestra, el diferencial del bono griego a diez años en relación al alemán, que se disparó ayer hasta los 718 puntos, marcando un nuevo récord desde la creación del euro en los últimos 12 años.

Todas las bolsas europeas cerraban con números rojos, pero el parqué de Atenas se llevaba la palma con un 6% negativo, hasta los 1.696 puntos, la mayor caída del año, que respondía a la grave situación de las finanzas del Estado griego. Esta crisis también tumbó al Íbex 35, que se desplomó un 4,19% al cierre, el segundo mayor descenso del año. Junto a la de Lisboa (-5,36%), fueron las tres bolsas que se vieron más afectadas ayer por las malas noticias. Precisamente España y Portugal son los dos países a los que se mira con más recelo tras la crisis griega.

El euro se depreció ayer al mínimo en casi doce meses, al cotizarse ante la moneda estadounidense a 1,3228 dólares por las sucesivas noticias sobre la delicada situación de la deuda helena, pero también ante los crecientes temores de que Portugal se haya contagiado por su elevado endeudamiento.

La palabra "bancarrota estatal", que hasta ahora se ha manejado como una de las varias opciones para que Grecia pueda renegociar su abultada deuda de unos 273.000 millones, era repetida por los analistas como alternativa viable y más realista que la salida de la Eurozona del país.

Ante la urgencia de recibir capital fresco para acudir a las obligaciones más acuciantes, el ministro de Finanzas griego, Yorgos Papaconstantínu, instaba a la UE y al Fondo Monetario Internacional (FMI) a activar la ayuda para Grecia por el creciente coste de la deuda helena.

"Hacia el 19 de mayo, todas las gestiones deben de haber concluido debido a la debilidad de Grecia para acceder a los mercados internacionales", dijo ayer el responsable de Finanzas ante los parlamentarios del gubernamental Partido Socialista Panhelénico (PASOK).

Papaconstatínu admitía que su país ya no puede acceder al dinero de los mercados financieros internacionales, razón por la que la UE y el FMI deben concluir los procedimientos necesarios para activar la ayuda a Grecia hasta el 19 de mayo, cuando vence el pago de 9.000 millones de euros de deuda helénica.

Una delegación del FMI, del Banco Central Europeo (BCE) y de la Comisión Europea (CE) seguía negociando en Atenas con el Gobierno griego para definir los términos exactos de la ayuda por valor de 45.000 millones para 2010, y las medidas que debe de acometer el Ejecutivo, dentro de un programa trianual, para sanear las cuentas públicas.

Grecia tuvo un déficit del 13,6% y una deuda pública del 115% del PIB en 2009, y de activarse las ayudas sería el primer país del euro que recurre a un paquete de rescate para evitar la bancarrota.

Entretanto, los gobiernos de la Zona Euro estaban preparando una cumbre extraordinaria en Bruselas sobre la ayuda a Grecia el 10 de mayo para debatir al más alto nivel y, posiblemente, aprobar el paquete de rescate financiero solicitado por Grecia.

Un día antes, el 9 de mayo, se habrán celebrado las elecciones en el Estado federal alemán de Renania del Norte-Westfalia, que han impedido que la canciller alemana, Angela Merkel, diera luz verde a la asistencia griega.

De la Vega ‘versus' las agencias de calificación

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, cuestionó ayer en Nueva York los informes de las agencias de calificación que han puesto en duda la capacidad de la economía española para recuperarse de la crisis.

"Escuchar que algunas agencias intenten erigirse de nuevo en albaceas de la pureza económica y cuestionar los pilares sobre los que se sustenta nuestra economía produce cuanto menos cierta dosis de perplejidad", aseguró en una reunión con un grupo de empresarios españoles con presencia en EEUU.

De la Vega se mostró así disconforme por las comparaciones que esas agencias -las mismas que "fallaron estrepitosamente a la hora de prever la crisis"- realizan entre las situaciones económicas de otros países y de España.

"Se intentan presentar semejanzas con situaciones, éstas sí de extrema dificultad, que no resisten el peso de la mínima objetividad e imparcialidad, y sí la sospecha de la pura especulación", añadió, para resaltar las "fortalezas" de la economía española.

Explicó así que, "pese al impacto de la crisis", el descenso del PIB en 2009 -del 3,6%- fue menor que la media de la Zona Euro, que se situó en el 4% y también menor que el de países "como Alemania, el Reino Unido o Italia, donde fue del 4,9%".

La vicepresidenta destacó que el nivel de deuda pública española (situado en el 54,3% del PIB), es unos veinte puntos menor que la media de la UE (73%), menos de la mitad Grecia o Italia, y 24 puntos menos que la Zona Euro.

  • 1