Deportes

La deuda del Betis estará entre 60 y 80 millones

Además de diseccionar las trampas de la era Oliver, Bosch también anunció que la fecha de la junta ordinaria está pendiente de un último informe de los ex auditores del Betis.

el 14 ene 2011 / 11:04 h.

La rueda de prensa del presidente del Betis, Rafael Gordillo, y el vicepresidente, José Antonio Bosch, no se centró sólo en la era Oliver. También hablaron los directivos del concurso de acreedores y de la junta ordinaria de accionistas, aún pendiente de fecha. El consejo de administración está a la espera de que los auditores del club durante los tres últimos años les manden un informe definitivo sobre las cuentas del ejercicio 2009-10. Los expertos les han pedido de plazo hasta finales de la próxima semana. De todas formas, el consejo ya se hace una idea de por dónde puede andar la deuda definitiva del Betis a 30 de junio de este año: "La definirán los administradores concursales, pero nos movemos en una banda en la que no bajamos de 60 millones y podemos llegar hasta 80", dijo Bosch.

En este capítulo hay un importante matiz que puede redundar a favor del Betis. Hay 15 millones correspondientes a unas actas con Hacienda que están recurridas por la entidad porque sus asesores consideran que esa deuda ha prescrito. "Dicen que tenemos posibilidades de ganarlos", apuntó Bosch. En ese caso, la deuda disminuiría de manera muy drástica, claro.

Y hablando de Hacienda, el Betis ya lleva un tiempo negociando la posible manera de abonar los casi 40 millones que debe al Estado. Hay precedentes de clubes en concurso que han conseguido una quita del 50%, pero Bosch cree que será "complicado" que ocurra lo mismo con el club verdiblanco. "Hay que jugar con ese horizonte, pero más importante que la cuantía puede ser el tiempo para pagar. El Betis tiene suficientes simpatías como para que se sea flexible con la entidad", advirtió Bosch. La intención de los actuales rectores, evidentemente, es repartir el pago en el máximo de años posibles.

En cuanto al concurso de acreedores, el Betis sigue sosteniendo que en cuanto entre en esa situación estará legitimado para sobreponerse a todas las trabas que ahora le impone la legislación deportiva, por ejemplo la de no hacer fichajes o meter a los canteranos en la plantilla profesional. "Si la Federación se niega, iremos al Juzgado de lo Mercantil para que nos permita continuar con nuestra actividad. Se nos va a decir que es injusto con los clubes a los que no pagamos, pero es que el concurso ya supone una situación de desigualdad", reconoció Bosch. Respecto a la Asociación de Futbolistas Españoles, que amenaza con radicalizar su postura ante el impago de las deudas con los jugadores del Betis, Bosch recordó que el club apuesta "por la negociación".

El vicepresidente también se refirió a Manuel Olivencia, que llevará la dirección jurídica del concurso para el Betis. "Nos hemos puesto en las mejores manos, es uno de los padres de la Ley Concursal", recordó Bosch, que desveló que el prestigioso abogado "ha exigido que sus honorarios los ponga el decano del Colegio de Abogados de Sevilla con la única condición de que sean inferiores a los estipulados por el anterior consejo".

NO HAY OFERTAS NI POR EMANA NI POR RUBÉN. Al margen del concurso, el Betis sigue buscando ingresos de debajo de las piedras, pero el dinero no procederá de la venta de sus activos deportivos, léase futbolistas. Bosch contó que Gordillo se había puesto en contacto con el consejero delegado del Villarreal, José Manuel Llaneza, que le aseguró que su club "en absoluto" había pensado en fichar a Emana o Rubén Castro.

  • 1