Local

La deuda histórica pasa a la historia

Una comisión bilateral integrada por representantes del Gobierno Central y de la comunidad autónoma pone fin, casi tres décadas después, a la reivindicación que ha marcado las relaciones de Andalucía con el Estado desde la aprobación del primer Estatuto de Autonomía: el pago de la denominada deuda histórica...

el 16 sep 2009 / 00:03 h.

Una comisión bilateral integrada por representantes del Gobierno Central y de la comunidad autónoma pone fin, casi tres décadas después, a la reivindicación que ha marcado las relaciones de Andalucía con el Estado desde la aprobación del primer Estatuto de Autonomía: el pago de la denominada deuda histórica.

En 1981, la región incluyó en su primer Estatuto de Autonomía la solicitud de una partida que compensaría la asunción de competencias en Sanidad, Educación y Servicios Sociales sin contar con las pertinentes transferencias de recursos humanos y de infraestructuras para la prestación de estos servicios.

Eso costó un dinero que la Junta calculó, en su momento, en 1148 millones de euros, una cifra relativamente similar a la que ahora se terminará de pagar, descontados los anticipos, por el Estado. El acuerdo cierra un conflicto que en su última etapa había generado un problema de difícil encaje, pues la reforma del estatuto aprobada en 2007 obligaba a fijar su cuantía antes del 20 de septiembre de 2008 y a satisfacerla en su integridad no más tarde de marzo de 2010. Lo primero no se consiguió y causó un serio daño de imagen al Gobierno de Zapatero y a la propia Junta que ahora se resuelve con la firma de hoy.

Para el cumplimiento de la segunda de las premisas aún queda un año de plazo, pero en principio también hay un compromiso explícito de la Administración Central para ejecutarlo en tiempo y forma. Es importante valorar el esfuerzo por satisfacer una reivindicación como ésta, incluida en el marco estatutario. La Junta sabe que su solicitud, en medio de una crisis de proporciones tan devastadoras, puede no ser bien entendida en otras regiones del Estado.

Por eso cobra aún mayor importancia la decisión de Zapatero de cumplir con la palabra dada, máxime cuando se sabe los problemas que puede generarle un acuerdo de este tenor en vísperas de la negociación del nuevo modelo de financiación de las comunidades autónomas.

  • 1