Economía

La deuda más cara de la historia

La recuperación de la confianza choca con la especulación y la caída de la bolsa.

el 23 nov 2010 / 17:53 h.

Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ayer en la Comisión de Presupuestos del Senado.

Los intentos por distanciar a España de los problemas de Irlanda no surtieron efecto y la desconfianza volvió a dominar ayer los mercados internacionales, lo que se tradujo en una nueva caída libre de la bolsa española, cuyo índice Íbex 35 se dejó en el parqué un 3,05% (hasta los 9.691,8 puntos), el mayor retroceso desde agosto.

El rescate de Irlanda por parte de la UE, aceptado el fin de semana, ha abierto de nuevo el temor a un posible contagio sobre Portugal y España, aunque hay voces como la del gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que hablan claramente de que ya se ha producido.

Ante la Comisión de Presupuestos en el Senado, consideró que sus efectos "se han extendido" de forma "rápida" sobre los países periféricos, y subrayó que "se han dejado sentir" sobre la deuda española, si bien matizó que "en menor medida" que sobre Grecia y Portugal.

Una de sus traducciones más claras la vivió el Tesoro Público, que colocó ayer 3.256 millones de euros en letras a tres y seis meses logrando cumplir el objetivo de la emisión -entre los 3.000 y los 4.000 millones-, aunque con un coste mucho mayor, ya que prácticamente se vio obligado a duplicar el pago de intereses respecto a la anterior emisión.

Así, el interés subió casi un punto porcentual, hasta el 1,87%, en el primer caso, y hasta el 2,26%, en el segundo, niveles a los que no se llegaba desde finales de 2008.

La prima de riesgo por invertir en bonos españoles a diez años marcó un nuevo máximo histórico, por encima de 236 puntos, frente a los alemanes. Se trata de uno de los termómetros que mide la confianza de los inversores.

El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, calificó de "razonable" el coste de la subasta de deuda y restó importancia a la subida del interés ofrecido. "Que se haya duplicado el coste es lo menos relevante en el contexto actual", afirmó.

Para Campa, lo más importante es que durante este año el Gobierno ha ejecutado la estrategia de emisión de deuda y no ha notado "falta de deseo de los mercados".

En la misma línea, el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, señaló que la subasta confirma que no hay dudas sobre la solvencia española y el aumento del coste se debe a la volatilidad de los mercados.

Aunque el Gobierno reiteró que la situación de España no es comparable a la de Irlanda y que el diferencial entre la deuda española y la alemana volverá a niveles normales, los analistas sostienen que los mercados están pidiendo al Ejecutivo que profundice en las reformas, entre ellas la de las pensiones.

Desde el PP, su secretaria general, María Dolores De Cospedal, subrayó que "España no tiene una situación financiera como la irlandesa", pero advirtió al Gobierno de que "no sólo hay que decir que España no es Irlanda", sino que "también hay que demostrarlo".

Según los analistas, aunque es cierto que la economía española no tiene nada que ver con la irlandesa, también lo es que presenta problemas serios como el paro, el más elevado de la UE, o el alto déficit público.

El gobernador del Banco de España reclamó avanzar en las reformas y mantener el compromiso de reducción del déficit público para recuperar la confianza de los mercados. Para lograr el primer objetivo propuso que los Parlamentos autonómicos fijen un límite de gasto anual.

José Manuel Campa le respondió que "lo mejor que se puede hacer [para recuperar la confianza] es ejecutar las medidas anunciadas en tiempo y forma" en vez de adoptar medidas adicionales.

En opinión de Fernández Ordóñez, no se puede ignorar que España "está en una lista" y que los mercados van a ser "más exigentes" con unos presupuestos que tienen que contribuir al crecimiento, la creación de empleo y la estabilidad económica.

Consideró la reforma de las pensiones "crucial para recuperar la confianza de los mercados" y "de especial trascendencia", sobre todo si se hace "de manera inmediata y su contenido es suficientemente ambicioso".

Y abundó en que, en un contexto en el que "se recorta todo", supone una "concesión ya bastante importante" mantener las pensiones como están.

De hecho, el FMI considera la reforma del mercado laboral y del sector servicios como las áreas prioritarias de actuación en España, para lo que sugiere, entre otras, una reducción de la indemnización por despido en los contratos indefinidos, así como eliminar la negociación colectiva centralizada y la vinculación entre salarios e inflación.

  • 1