miércoles, 14 noviembre 2018
18:14
, última actualización
Local

"La devoción a la Virgen del Rocío es lo único que une a toda Andalucía"

Juan Ignacio Reales es el máximo responsable de la organización religiosa de la Romería del Rocío, que vive el año I después de la rotura del varal.

el 21 may 2012 / 20:31 h.

TAGS:

A sus 41 años se dispone a vivir su primera Romería como presidente de la Hermandad Matriz. Profesor de Derecho Civil en la Hispalense, Juan Ignacio Reales es un gran estudioso de la historia del Rocío, fenómeno religioso sobre el que ha escrito varias publicaciones. Casado y con dos hijas, Reales es de cuna sevillana, aunque reside en Almonte, donde cada atardecer -créanselo- atruenan ya las primeras salvas de escopeta. Este año, como cada siete, Almonte vibrará en agosto con la Venida de la Virgen.

-A la familia rociera se incorporan este año dos nuevas hermandades, Cornellá y Chiclana de la Frontera, por lo que el número de filiales alcanza ya las 110. ¿Dónde está el techo?

-Almonte no se plantea límites. Para nosotros es un honor que la devoción a nuestra Patrona siga creciendo y produciendo nuevas hermandades en España y en el mundo. Nuestro deber es promover y dar cauces para que este crecimiento pueda llevarse a cabo, las hermandades puedan participar y entre todos seguir haciendo más grande la devoción a la Virgen.

-La crisis está diezmando año tras año las caravanas rocieras, pero la salida de la Virgen mantiene inalterable su poder de convocatoria. ¿Este año, qué previsiones barajan?

-La situación de crisis se va a notar en los acompañamientos de   las hermandades en el camino y los primeros días de Romería, donde habrá menos gente, pero a partir del domingo por la tarde y el lunes la gente va a ser la misma. Lo que pasa es que van a venir de una forma distinta: vendrán ese mismo día, con sus coches, estarán con la Virgen en la procesión, se acogerán en casas de amigos y familiares... va a ser un Rocío más abierto, más solidario. En tiempos de dificultad, es cuando la gente más necesita el encuentro con la Virgen.  

-La división en dos jornadas de la presentación de las hermandades a partir del año que viene, con las 30 filiales de más reciente creación entrando en la tarde del viernes ¿no crea una división entre hermandades de primera y de segunda?

-En absoluto quiero que nadie entienda que hay hermandades de primera y de segunda. Todo lo contrario. Para nosotros todas son iguales de queridas, respetadas y apreciadas. Es más creo que esta nueva organización va a beneficiar a las hermandades afectadas, precisamente porque estas 30 hermandades son las que se presentaban el sábado ya a la carrera y con todo el mundo cansado. Ahora lo podrán hacer con todo el lucimiento. Todas ellas han recibido bien la iniciativa.

-Ya se acometieron todas las obras de reforma precisas. ¿Para cuándo la ermita será declarada santuario internacional?

-Eso está pendiente sólo de la aprobación por el Vaticano. El expediente se ha culminado por nuestra parte. Esto tiene que pasar también por la Conferencia Episcopal, porque hay tres rangos: el santuario diocesano, el nacional y el internacional, y aquí hemos ido a pedir de golpe el de máximo rango. Según nos indican, todo está en orden y no tiene que haber problemas para esa concesión.

-Aprovecharán la estancia de la Virgen en Almonte para montar en el triforio del santuario un museo permanente del Rocío. ¿Qué se podrá ver en él?

-El principal atractivo va a ser, por un lado, el continente, la propia obra del museo que va a estar en el mismo santuario, lo que permitirá algún punto de visión directa de la Virgen desde esa perspectiva tan inédita. Y de otro, también el contenido, donde se van a poder mostrar enseres y patrimonio histórico artístico de la hermandad que hasta ahora no se podía ver porque nos falta espacio. Y va a tener un componente muy especial la parte audiovisual, que va a conseguir transmitir un mensaje, una idea del Rocío.

-Desde hace unos años para acá se han puesto sillas en la misa pontifical, este año vamos a asistir a una procesión de la Virgen más ‘ordenada'... ¿Se impone una tendencia de orden y concierto en El Rocío?

-Bueno, realmente, el Rocío de alguna forma siempre ha tenido su regulación. Se decía, sobre todo de la procesión, que era un desorden organizado. Siempre la procesión ha tenido personas de referencia en el pueblo de Almonte a las que todos seguíamos. También la hermandad Matriz ha ido ordenando los actos conforme a las necesidades de cada momento. Y aunque parte de la grandeza del Rocío es la alta dosis de espontaneidad que tiene, lo que lo hace atractivo, tampoco sería entendible hoy día sin una cierta organización.

-Para que luego nadie se llame a engaño. Este año, los ‘forasteros' van a tener difícil acercarse a la Virgen, ¿verdad?

-El pueblo de Almonte se caracteriza por su generosidad, por compartirlo todo. Nos enorgullece que nuestra Patrona sea titular de tantas hermandades. Sí es verdad que la procesión de la Virgen es lo único que queda como prerrogativa del pueblo de Almonte. Y es lo único que pedimos que se respete. Pero al mismo tiempo la procesión es siempre compartida porque nosotros llevamos la Virgen a todas y cada una de las hermandades.

-Se lo decía por el episodio del año pasado. Es lógico que Almonte extreme este año su celo sobre la Virgen...

-Vamos a extremar la seguridad y el cuidado de la Virgen, pero no porque entendamos que lo que ocurrió fue por culpa de la gente de fuera. En absoluto. Fueron una serie de factores que se conjugaron de forma desafortunada. Nosotros vamos a ser los primeros en autoexigirnos mucho más como almonteños, a intentar hacer mejor nuestro trabajo y también pedimos a todos los que vienen a ver a la Virgen y a disfrutar de la procesión que nos ayuden en ese cometido.  

-¿Hacia dónde camina El Rocío? ¿Ve nubarrones en el horizonte?

-Hubo unos años del famoso boom del Rocío, que esto creció de una forma exagerada pero falto de su raíz. Los medios de comunicación tampoco ayudaron en aquel momento, centrándose en lo anecdótico, en el folklore en el famoseo. Hoy todo eso se ha corregido y se va mucho más a la raíz de lo que aquí celebramos. Creo que la hermandad Matriz y todas las hermandades han hecho un trabajo muy importante. El crecimiento actual es mucho más cualitativo y mientras siga esa tendencia creo que no hay peligro y está garantizado El Rocío para mucho tiempo. La devoción  a la Virgen del Rocío es lo único que articula y une a toda Andalucía. Nada como El Rocío es signo de identidad de todo el pueblo andaluz y eso tiene una potencia enorme.

  • 1