Local

'La devoción por la Virgen Valme se vive durante todos los días del año'

El secretario de la hermandad de Valme, Hugo Santos, pronunció el domingo un íntimo pregón por la Protectora de Dos Hermanas. Conocedor de la historia de la Virgen, el joven devoto protagonizó un discurso personal y emotivo en el que hizo un recorrido por toda una vida de fe.

el 15 sep 2009 / 16:40 h.

TAGS:

El secretario de la hermandad de Valme, Hugo Santos, pronunció ayer un íntimo pregón por la Protectora de Dos Hermanas. Conocedor de la historia de la Virgen, el joven devoto protagonizó un discurso personal y emotivo en el que hizo un recorrido por toda una vida de fe y dedicación.

Con suma minuciosidad, Santos describió el camino que hay entre la iglesia de Santa María Magdalena, donde dio el pregón, hasta la casa de su tía María Luisa, camarera de la Virgen. Ella es quien guarda los mantos de la señora y de todos ellos el pregonero quiso recordar el de castillos y leones que, dijo, "es el manto de los sueños". "Si la Virgen se nos apareciera sería con ese manto, es un manto de fe, un manto de historia que evoca cómo y por qué empezó todo".

En este punto fue cuando el pregonero recordó a los asistentes cómo el rey Fernando el Santo pidió ayuda a la Virgen para conquistar Sevilla y cómo él fue el que inició la gran devoción por la imagen. Santos acabó concluyendo que "hoy, como ayer, no podemos caminar sin el apoyo de algo, sin el apoyo de la Virgen".

Más emotivo fue el repaso que hizo por sus primeros momentos de devoción. Recordó cómo su familia lo aupaba para besar la mano de la Virgen, de cómo le inculcaron la fe. También cómo con 16 años investigó en la historia de la protectora y cómo en 1994 publicó su primer libro sobre ella: La Romería de Valme.

Insistió también el pregonero en la idea de que "vida y Virgen son la misma cosa. Ella llora cuando estamos tristes y sonríe cuando estamos alegres, casi podríamos decir que vive nuestras vidas", resumió.

Romeros . Santos recordó que durante su investigación habló con los romeros más veteranos con el propósito de alcanzar la esencia de la devoción a la Alcaldesa Perpetua. Tuvo por ello unas palabras de recuerdo para los primeros romeros que ya no pueden disfrutar de la fiesta nazarena. No los nombró porque, dijo, "olvidar a alguno de ellos sería un insulto".

Y es que, siguió, "en estos tiempos en que se habla de recuperar la memoria deberíamos recuperarlos a ellos y darles las gracias por la historia que nos han legado". "Creasteis una romería grande, hicisteis frente a las vicisitudes y problemas de la época e hicisteis de la romería su definición: una fiesta cristiana para honrar a nuestra madre", concluyó.

Hugo Santos quiso ayer compartir su idea de que, como en le ocurre a él, Valme se vive todos los días del año.

  • 1