La devoción por San Gil inaugura los días grandes de la Semana Santa de Écija

Écija entra en los días grandes de su Semana Santa por el barrio de El Picadero. La tarde del Miércoles Santo volvió a ser soleada para acompañar la procesión del Cristo de la Salud, el que congrega a más gente.

el 31 mar 2010 / 18:43 h.

Prácticamente toda la ciudad se echa a la calle con su Cristo de la Salud. La talla es el símbolo de la devoción de los ecijanos. El fervor que despierta la imagen del crucificado es una de las escenas más emocionantes de la Semana Grande ecijana. Al gran número de hermanos que acompañan a los tres pasos de la hermandad de la Salud se suman cada año centenares de personas que hacen su estación de penitencia con San Gil, cumpliendo penitencia o dando gracias por favores que atribuyen a la imagen del Crucificado de San Gil, y que siempre están relacionados con la salud del penitente o de un familiar. Es lo que se conoce como cera de devoción.

La Real Archicofradía de Nazarenos de la Coronación de Espinas de Nuestro Señor Jesucristo, San Marcos, San Roque, Santísimo Cristo de la Salud y Nuestra Señora de los Dolores, más conocida como San Gil, tiene al Ayuntamiento de Écija como Hermano Mayor Honorífico, por lo que el alcalde de la ciudad asiste a la procesión en representación del Consistorio.

No sólo es una de las que tiene más hermanos inscritos y más vecinos devotos, sino que la cofradía de San Gil es una de las más antiguas de Écija. Se fundó en 1563 y tiene como figura principal la talla gótica del Santísimo Cristo de la Salud, en su paso neobarroco. Le precede el paso de misterio de la Coronación de Espinas y cierra el cortejo cofrade el paso de palio de Nuestra Señora de los Dolores, imagen anónima, datada del siglo XVII o principios del XVIII.

  • 1