Local

La DGT conduce con acierto en la carretera

Las medidas puestas en marcha por el Gobierno para reducir las muertes en la carretera están dando frutos esperanzadores, aunque los números todavía se demuestran tan escalofriantes como inaceptables. Hasta la fecha se llevan contabilizados 1.763 muertos.

el 15 sep 2009 / 17:07 h.

Las medidas puestas en marcha por el Gobierno para reducir las muertes en la carretera están dando frutos esperanzadores, aunque los números todavía se demuestran tan escalofriantes como inaceptables. Hasta la fecha se llevan contabilizados 1.763 muertos. Son 480 menos que en el mismo periodo del año pasado, pero siguen provocando estupor pese al notable descenso del 21% en las víctimas mortales, un drama que se acrecienta con centenares de familias destrozadas. A diferencia de otras lacras como las víctimas de violencia de género o las de la siniestralidad laboral, que no descienden pese al esfuerzo del Gobierno en la concienciación y el castigo a los que incumplen la ley, en el caso de los accidentes de tráfico las medidas impulsadas por la DGT parecen haber caminado en la dirección correcta. La apuesta por campañas de sensibilización de impacto en televisión, el aumento de las sanciones y el considerar como delito la circulación temeraria y la implantación del carné por puntos han supuesto un factor esencial para reducir la velocidad en las carreteras, lo que a su vez ha provocado una importante bajada de las multas tanto por ingesta de alcohol como en las infracciones detectadas por los radares, que han caído hasta un 30% en este año. Respecto al carné por puntos, el Ministerio de Interior anunció ayer que son ya 24.000 los conductores españoles que han perdido todos los puntos de su carné, cinco mil de ellos en Andalucía, lo que les llevará a la cárcel en caso de reincidencia al no tener carné de conducir hasta que realicen un curso y vuelvan a examinarse. Es de justicia felicitar a la DGT por implantar medidas sancionadoras -incluyen un proceso de rehabilitación- que han colocado las estadísticas de muertes en niveles no conocidos desde los años 60. Aún así, 1.763 muertos desde enero es una tragedia de tal calibre que nos debe mover a todos, Gobierno y conductores, a no bajar la guardia en la carretera.

  • 1