Local

La dignidad del trabajo

Abundan en los últimos meses documentos, informes y manifiestos con propuestas para salir de la crisis, que vienen a coincidir en general en propugnar reformas de la legislación laboral española. Todos coinciden en que las razones de la crisis no son laborales, pero...

el 16 sep 2009 / 04:30 h.

Abundan en los últimos meses documentos, informes y manifiestos con propuestas para salir de la crisis, que vienen a coincidir en general en propugnar reformas de la legislación laboral española. Todos coinciden en que las razones de la crisis no son laborales, pero también en que es en la regulación laboral donde se encontrarán las soluciones. Consideran que es demasiado rígida, y que impide la recuperación del empleo. Algunas de estas propuestas son de parte, y no ocultan que buscan cambios favorables a quienes las presentan.

Otras se presentan como institucionales, y resultan coherentes con las ideologías y visiones de las respectivas instituciones y organismos. Las propuestas pueden parecer originales, aunque las ideas detrás de ellas no lo son. Ha habido una iniciativa, interesante y honesta, a la que se ha llamado "la propuesta de los cien economistas", en la que algunos de los mejores del país han presentado un modelo completo de reforma laboral, que ha tenido mucho impacto y que ha provocado mucho debate.

Ahora a estas propuestas se une otra, promovida también por economistas y apoyada por juristas del trabajo y expertos en relaciones laborales, que se basa en defender la dignidad del trabajo, algo a lo que hasta ahora se ha prestado poca atención. Es la reacción de muchos laboralistas frente a este debate, que ha centrado su crítica en el modelo laboral en el que muchos creemos. En las propuestas se ve al trabajo como un coste, y lo que se busca es abaratar su adquisición, uso y desecho. ¿Cómo proteger, de verdad, la dignidad del trabajo? Siendo coherente con lo que se dice sobre la crisis, con eso de que no es laboral. No culpabilizando a las leyes del trabajo de todos los males, sobre todo cuando se sabe lo poco que han influido en los cambios en el mercado de trabajo, derivados de la situación económica general. Buscando cambiar el modelo productivo y la reactivación de la economía como forma de incrementar el empleo. Entendiendo la importancia social del trabajo, y valorando las leyes que garantizan un trato digno para los trabajadores. Porque no hablamos de costes, sino de personas.

Catedrático de Derecho del Trabajo

miguelrpr@ono.com

  • 1