viernes, 14 diciembre 2018
05:59
, última actualización

La Diputación aprueba el presupuesto para 2015 pese al rechazo de la oposición

PP, IU y PA tachan de «continuistas» y «estancadas» las cuentas de la Diputación del próximo año.

el 27 nov 2014 / 21:47 h.

El Pleno de la Diputación aprobó este jueves el presupuesto para 2015 a pesar de la reticencia de las fuerzas de la oposición. De esta forma, los 406,37 millones de euros contemplados para el próximo año contaron con el voto a favor del grupo socialista –que goza de mayoría absoluta–, el voto en contra de PP e IU y la abstención de PA. A pesar de que las cuentas para 2015 suponen un incremento del 0,36 por ciento con respecto al año anterior, el portavoz andalucista, Alberto Mercado, tachó de «continuista» el proyecto presupuestario, asegurando que es necesario un «cambio de rumbo» en la institución provincial. Asimismo, Mercado lamentó especialmente la caída de las inversiones, un capítulo que, a su juicio, «sufre el mayor recorte», alertando de un descenso en las actuaciones y programas de servicios sociales y de una caída en el fondo de contingencia. «Son prácticamente las mismas cifras que en 2014», enfatizó el portavoz del PA al anunciar su abstención. En la misma línea, aunque manifestando su voto en contra, el portavoz de IU en la Diputación, Pleno de Diputación. / J.M.Espino Pleno de Diputación. / J.M.Espino Manuel Rodríguez, apuntó que los ayuntamientos de la provincia están «en la indigencia» debido a que el montante destinado a ellos se ha reducido en 55 millones de euros desde 2011. Rodríguez también hizo hincapié en que «Europa no contribuye a estos presupuestos» –refiriéndose a la finalización de los programas financiados con cargo al Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) que suponen la caída de 16 millones de euros en el capítulo de inversiones– mientras que la Junta de Andalucía y el Gobierno central «no suplen esa ausencia». Por su parte, el portavoz del PP, Eloy Carmona, incidió en que el presupuesto del próximo año está «estancado», recordando que «más del 60 por ciento de los ingresos proceden del Estado» y que «no resuelven los problemas históricos de los municipios». En este sentido, y haciendo alusión al montante correspondiente al superávit de la institución provincial, Carmona advirtió de que «a pesar de que sobra el dinero cada año, nunca se invierten en las personas». Sin embargo, a pesar de las críticas de la oposición, el portavoz del Gobierno, Manuel Domínguez, insistió en que el presupuesto «está hecho con el consenso con los alcaldes y con respecto a sus peticiones» y, aunque reconoció que las cuentas llevan «la línea de años anteriores», esta es «de marcado carácter social y municipalista», algo que ya recalcó en la presentación de los presupuestos el presidente provincial, Fernando Rodríguez Villalobos, y que repitió ayer durante la sesión plenaria: «6 de cada 10 euros de este proyecto presupuestario están destinados a gasto social». Así, Rodríguez Villalobos explicó que, desde la Diputación, se está trabajando para captar nuevos fondos europeos e instó a la Junta y al Gobierno central a que promuevan un PER extraordinario, dado que «aquí se trabaja para los pueblos de la provincia». Por otro lado, y entre otros puntos tratados, el Pleno aprobó por unanimidad la ampliación del plazo hasta el 10 de diciembre para la reinversión de las bajas de las obras municipales con cargo a los 39,3 millones de euros del Plan Supera, con el objetivo de que los ayuntamientos puedan formalizar sus peticiones y propuestas para la reinversión de las bajas cosechadas tras la adjudicación de los contratos.

  • 1