domingo, 18 noviembre 2018
02:10
, última actualización
Local

La Diputación de Sevilla salva las cuentas más austeras sin apoyos de la oposición

Los socialistas, con la abstención del PA, aprueban unos presupuestos "realistas" que son duramente criticados por PP e IU.

el 01 dic 2011 / 14:32 h.

TAGS:

El presidente de la Diputación, Fernando Rodríguez Villalobos (en el centro), en un instante del pleno.

La Diputación salvó, con los votos a favor del PSOE y la abstención del PA, los presupuestos más austeros de los últimos años, algo que los socialistas aludieron a la crisis y que la oposición no tardó en cuestionar, sobre todo en un momento en el que "hace falta que el dinero llegue a los pueblos". Tal fue su queja que los 18 alcaldes que IU tiene en la provincia se plantaron en el pleno provincial con una pancarta exigiendo más inversiones, tras un recorte que cifran en un 10%. Sin embargo, los fríos números indican que los presupuestos de 2012 casi calcan los números de hace un año tanto en inversión como en las cuentas totales, que serán de 316 millones de euros, es decir, un 1,07% inferior a las del presente año.

"Es un presupuesto realista y sin demagogia", defendió el diputado de Hacienda, Manuel González Lora, que insistió en que "no se deben vender motos", cuando "no se levanta cabeza desde 2008". Hasta comparó sus cuentas con las de otras diputaciones como la de Cádiz, donde la inversión cayó un 22%. Así, al contexto de la crisis sumó "otros handicaps" de este año, como "unos presupuestos estatales prorrogados", "la imposibilidad de pedir un préstamo" y el desconocimiento de si el Gobierno central hará una moratoria en la devolución de la Participación en los Ingresos del Estado, que cifró en 17,8 millones.

Respecto a esta última cantidad, añadió que, de fijarse tal moratoria, destinaría tal cantidad en exclusiva a un plan extraordinario de empleo para la provincia.
No lo veían así IU y PP. "Pensábamos que era imposible hacer un presupuesto más malo que el de 2011", acusó el portavoz de IU en la Diputación, Manuel Rodríguez, que calificó de "burla a los ayuntamientos", las cuentas para 2012, en las que explicó que desaparecen programas como la red de espacios públicos, la agenda 21 local o el parlamento joven.

Hurgando más en esa herida estuvo el portavoz del PP, Eloy Carmona, que calificó de "inmovilistas" las cuentas, que "se escudan en la crisis para ocultar la realidad" de una gestión que "recorta donde no debe". Incluso criticó el hecho de que se planteen unas cifras, que luego serán modificadas con más partidas que permitirán que "Villalobos tenga un as en la manga para montar numeritos de planes extraordinarios y de emergencia y aparecer como el salvador de los pueblos en verano".

Pero ni PP ni IU se quedaron en el plano de la crítica, sino que plantearon sus propuestas. Carmona reclamó que la Diputación hiciera uso del remanente de tesorería de este año y exima a los ayuntamientos de sus aportaciones en los programas cofinanciados, que pondría sobre la mesa la propia entidad provincial.

En esa línea de las peticiones, la diputada de IU Engracia Rivera planteó usar "dinero fuera de presupuesto" que tiene la institución en los bandos -que cifró en 83,4 millones- y 68 millones más que están concertados y no dispuestos según el interventor para revertir en los municipios. "La Diputación debe hacer un esfuerzo o, si no, todos los alcaldes le van a entregar las llaves de sus ayuntamientos", recriminó Rivera.

Tales peticiones encontraron un obstáculo formal. No se podrá contar con ningún remanente de tesorería hasta el mes de marzo, según explicaron desde la bancada socialista, que insistió en que trabaja "con número reales" e incluso retó a la oposición a pedir un estudio de todo el área de Hacienda para demostrar que es así.

Aunque la mayoría que los socialistas ostentan en la Diputación les permitía sacar adelante las cuentas sin pactos de ningún tipo, encontraron en el portavoz del PA, Alberto Mercado, un aliado que se abstuvo en la votación y evitó que se quedara sólo con una oposición en pleno contraria a sus tesis. Mercado no se mostró entusiasmado con los presupuestos, pero sí admitió que la Diputación "es de las menos endeudadas" y eso "le permite gestionar" partidas como los Feder. Planteó enmiendas para elaborar nuevos planes de urgencia municipal, crear un fondo extraordinario para pagar a proveedores y constituir una oficina de mediación en desahucios. Aunque el PSOE no las aceptó, sí planteó llegar a acuerdos puntuales con los andalucistas para abordarlas.

Más allá de los presupuestos, el pleno abordó el último choque entre PP y PSOE sobre las políticas de personal de la Diputación. El PP criticó que hayan hecho "un traje a medida" para "colocar" a determinados cargos en el Organismo Provincial de Asistencia Económica y Financiera (Opaef). El PSOE les recriminó tal acusación, aunque sí defendió que incluye a exalcaldes como personal eventual porque "son los que más conocen los problemas de la provincia". Además, defendió que se incluyen políticos en estos cargos en todos los grupos, incluido el PP, y "en un porcentaje similar".

  • 1