Local

La Diputación crea un fondo de ayuda a universitarios que perdieron la beca

Destina 30.000 euros a la Hispalense y la Olavide para compensar a alumnos afectados por el decreto Wert. Unos 16.000 jóvenes sevillanos se quedaron sin ayuda cuando el Gobierno subió la nota de corte del 5 al 5,5.

el 04 jul 2013 / 15:38 h.

TAGS:

Un grupo de estudiantes durante el examen de Selectividad Un grupo de estudiantes durante el examen de Selectividad La Diputación de Sevilla va a destinar un fondo económico, que gestionarán las dos universidades sevillanas, para compensar a los alumnos de la provincia afectados por el endurecimiento de los criterios académicos para lograr una beca de estudios. El decreto ley de becas, aprobado por el Ministerio de Educación el verano pasado, mantuvo el mismo umbral de renta, pero elevó la nota de corte del 5 al 5,5. Como consecuencia de ese endurecimiento, unos 13.000 universitarios de la Hispalense perdieron las ayudas, mientras que en la Pablo de Olavide alrededor de 700 alumnos fueron expulsados por impagos en la matrícula (en total 3.000 afectados por la pérdida de ayudas). Los rectores de ambas instituciones vincularon esta situación al polémico decreto de becas. La Diputación de Sevilla ha decidido ahora crear un fondo de ayuda para esos estudiantes que parte de 30.000 euros, pero cuya cantidad no está cerrada, ya que se incrementará en función de las necesidades que las universidades hagan constar y de las posibilidades que el presupuesto de la institución vaya ofreciendo. El presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, mantuvo ayer un encuentro con los rectores Antonio Ramírez de Arellano, de la Hispalense, y Vicente Guzmán, de la Pablo de Olavide, que tenía un objetivo muy concreto: sumar acciones de las tres instituciones ante las repercusiones del decreto de becas. El ministro José Ignacio Wert, tras reunirse con las comunidades autónomas, decidió rectificar: la normativa, que tiene un calendario de aplicación de dos años, preveía otro incremento en la nota del 5,5 al 6,5 el curso que viene, pero el rechazo de las regiones forzó la rectificación del ministro. Aún no se ha aprobado la nueva convocatoria de becas, pero Wert ya ha dicho que mantendrá la nota de corte en el 5,5. La Consejería de Economía, que coordina la política universitaria en Andalucía, calculó que con una nota de 6,5 para acceder a una beca, más del 40% de universitarios andaluces no podrían estudiar el próximo curso con una ayuda (unos 90.000 jóvenes). El impacto del 5,5, si se mantiene el corte, se reduce al 10% en el conjunto de las universidades andaluzas. El presidente de la Diputación explicó que ya que “existe una muy buena relación” entre las universidades de la ciudad y el organismo ya cuenta con un marco de convenio con estas, se pretende inyectar unos fondos a repartir entre la Hispalense y la Olavide, que serán otorgados a los estudiantes por ellas mismas. Esos 30.000 euros del fondo serán complementarios de la “relevante” aportación que todos los años realiza la Diputación en las residencias de Blanco White y Pino Montano, “que alimentan y dan alojamiento a los estudiantes que provienen de los pueblos”. “Se facilita una ayuda mayor a aquellos estudiantes de zonas rurales, ya que sería una vergüenza tener a un joven con capacidad para estudiar en un pueblo sin darle posibilidad de ello por no contar con los recursos suficientes”, abundó. Rodríguez Villalobos también informó de que se encuentran “en proceso de negociación con distintos alcaldes” que aportarán desde sus ayuntamientos pequeñas cantidades de 6.000 u 8.000 euros que se unirán a la aportación de la Diputación para su posterior entrega a las universidades. La Universidad de Sevilla cuenta con 60.000 estudiantes de los cuales 6.553 residen fuera del área metropolitana de Sevilla. De estos estudiantes residentes fuera de la capital, 5.760 recibieron el pasado curso ayudas de residencia con una cuantía de 2.556 euros, y de transporte, con cuantías que iban de los 200 a los 1.000 euros dependiendo del caso en cuestión. En la Olavide, uno de cada cuatro estudiantes es becario, lo que supone que haya unos 3.000 estudiantes afectados por el recorte en las ayudas universitarias.

  • 1