Economía

La dirección presenta un expediente que afecta al 83% de la compañía de cerámica

Un fuerte descenso de las ventas y un stock importante de productos son, según el comité de empresa de Pickman La Cartuja, las principales razones esgrimidas por su propietario, Emilio Portes, para presentar ante la Junta un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) temporal para 90 de sus 108 trabajadores.

el 16 sep 2009 / 00:17 h.

Un fuerte descenso de las ventas y un stock importante de productos son, según el comité de empresa de Pickman La Cartuja, las principales razones esgrimidas por su propietario, Emilio Portes, para presentar ante la Junta un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) temporal para 90 de sus 108 trabajadores.

La plantilla de la histórica fábrica de loza sevillana, ubicada en el municipio de Salteras, reveló ayer que su propietario, Emilio Portes, el mismo que salvara a la empresa en diciembre de 2003 tras casi un año de inactividad, ha presentado ante la Delegación Provincial de Empleo de la Junta un ERE temporal para el 83% de la plantilla, esto es, 90 de sus 108 trabajadores.

La presidenta del comité de empresa de Pickman La Cartuja, Carmen Vivero, explicó que la caída de las ventas y el elevado estocaje de cerámica son los argumentos que Portes emplea para justificar esta medida, que la plantilla rechaza de plano. En primer lugar, porque reconoce que el negocio se ha resentido con la crisis "pero como en todas las empresas, no es nada alarmante, y además siguen entrando pedidos". Como muestra expuso los resultados de la planta, que registró un volumen de facturación de 6 millones de euros en 2008.

Y de otro lado, porque el empresario no aporta ningún plan de viabilidad futura que sustente este ERE temporal, que dejaría únicamente con actividad a personal de almacenes y del área comercial.

El expediente fue presentado el pasado 23 de febrero y actualmente se encuentra en periodo de consulta y negociación con los trabajadores, confirmaron fuentes de la Consejería de Empleo. El mismo prevé su aplicación "inmediata", en caso de que lo aprobara la Administración, y se prolongaría hasta el 1 de septiembre.

Para Vivero, una de las "claves" para entender esta decisión hay que buscarla en que el protocolo que Portes firmó con la Junta de Andalucía, que entonces le concedió un préstamo participativo de un millón de euros para reactivar la fábrica de cerámica, expiró el pasado 1 de enero, cinco años después de su rúbrica.

"Es muy significativo que la fecha de finalización de ese protocolo, en virtud del cual el empresario obtuvo ayudas públicas, haya coincidido con la presentación del expediente y con el impago de los salarios de los trabajadores", reseñaron. Y es que la plantilla está a la espera de cobrar de forma íntegra las nóminas de enero y febrero, de las que sólo han recibido una parte.

Sin embargo, el comité de empresa desconoce si es posible o no reclamar las ayudas públicas recibidas por Portes cuando asumió el proyecto de reflotar Pickman.

Una cuestión que podría abordarse el próximo martes, cuando está previsto que el comité de empresa, junto a los sindicatos, se reúna con los viceconsejeros de Innovación y Empleo, un encuentro en el que reclamarán a la Administración su compromiso para "articular mecanismos de viabilidad que garanticen el futuro" de Pickman.

Los trabajadores atribuyen la situación actual a la "nefasta" gestión de Portes, quien, según el comité, sólo "tiene prisas por abandonar la empresa", como ya planteara en una carta remitida a la Junta el pasado mes de septiembre. Portes solicitó entonces a la Administración ayuda para poder vender unos terrenos anexos a la fábrica -algo a lo que se negaron los trabajadores- para "solucionar" los problemas de liquidez que arrastraba la empresa. Un endeudamiento con entidades financieras que ascendía, en octubre, a 5,5 millones de euros. El resultado de la venta, que estimó en 7,5 millones, iría a sanear las cuentas y a acometer nuevas inversiones. Así lo explicó entonces el propio Emilio Portes a este periódico, que ayer intentó contactar de nuevo con él, aunque sin éxito.

Sobre el abono parcial de las nóminas, Portes reconoció que tuvo problemas para pagarlas al 100% por las "dificultades" que estaba encontrando para "renovar operaciones" de crédito y ante la imposibilidad de conseguir liquidez con la venta de esos suelos.

Los trabajadores, no obstante, se negaron a perder ese "patrimonio" de la empresa sin contar con garantías por escrito de que detrás hay un proyecto sólido para esta marca centenaria.

  • 1