Local

La Directiva Marco de Aguas 'suspendería' un tercio de los cauces

Un tercio de los ríos de la cuenca del Guadalquivir no cumple los objetivos medioambientales fijados por la Directiva Marco de Aguas, aprobada por Bruselas en 2000 y de obligado cumplimiento para todos los países de la Unión en 2015. Sólo 142 de los 402 cauces cumplirían la normativa.

el 15 sep 2009 / 16:17 h.

TAGS:

Un tercio de los ríos de la cuenca del Guadalquivir no cumple los objetivos medioambientales fijados por la Directiva Marco de Aguas, aprobada por Bruselas en 2000 y de obligado cumplimiento para todos los países de la Unión en 2015. Sólo 142 de los 402 cauces cumplirían la normativa.

Así lo pone de manifiesto el informe Esquema de Temas Importantes, elaborado por le Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y que sirve como base en la redacción del nuevo Plan Hidrológico de la cuenca, que será gestionada por la Junta desde el 1 de enero de 2009. El documento de la Confederación, que mantiene en estudio la situación de otros 129 ríos, establece como prioritario la "regeneración de todas las masas de agua superficial para alcanzar un buen estado ecológico y químico" e insta a "reducir progresivamente la contaminación y eliminar los vertidos".

En cuanto al total de aguas superficiales del Guadalquivir -ríos, embalses, lagos y zonas costeras-, este informe detalla que un 37,81% se encuentra en un estado "deficiente" o "malo", mientras que sólo un 16,42% está en situación "muy buena".

La situación de las aguas superficiales no es muy distinta de las subterráneas. De éstas, sólo 19 de los 60 acuíferos de la cuenca se encuentran en un estado compatible con la normativa europea sobre agua.

vertidos y presión agrícola. Según destaca la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, el origen de esta situación reside en que el 74% de las masas de agua superficiales sufre presiones significativas que las llevan a situaciones de riesgo y añade que entre las principales presiones "que provocan el riesgo seguro en las masas de agua superficiales" destacan "los vertidos urbanos e industriales y la presión difusa de origen agrícola".

La recuperación de los ríos será uno de los objetivos principales del Gobierno andaluz desde esa fecha. El coste ambiental que eso supondrá -concepto introducido por la Directiva Marco de Aguas, distinto al coste de las infraestructuras hídricas- es el origen de la propuesta de cobrar un canon al agua que el Gobierno autonómico ha planteado a regantes, usuarios, sindicatos y empresarios en el Acuerdo Andaluz por el Agua. Este impuesto servirá para garantizar la calidad de las aguas y para financiar la construcción de infraestructuras en pequeños municipios, cuyos sistemas de depuración son deficientes.

Con todo, el Esquema de Temas Importantes advierte de que, actualmente, una parte de los costes ambientales ya están "internalizados" como ocurre cuando una infraestructura tiene un plan de compensaciones ambientales amplio (Melonares) o cuando los municipios depuran correctamente (Sevilla).

  • 1