Local

La disidencia expondrá en Bruselas la "realidad" de Cuba

Los ex presos confían en que la UE no levante la posición común.

el 14 jul 2010 / 20:20 h.

TAGS:

Omar Ruiz y Pablo Pacheco, ayer con sus familias tras llegar a Madrid.

Los presos políticos cubanos que han llegado a España en virtud del acuerdo alcanzado por el Gobierno de Raúl Castro y la Iglesia Católica en la isla quieren poder comparecer ante el Parlamento Europeo antes de que se decida levantar la posición común que regula la política de la Unión Europea (UE) hacia la isla desde 1996 para poder explicar la "realidad" en Cuba.


Así se lo indicó ayer a Europa Press Julio César Gálvez, uno de los siete ex prisioneros de la Primavera Negra de 2003 que llegó el martes a Madrid tras ser liberados por el régimen cubano y que se encuentra alojado en un hostal del barrio de Vallecas a la espera de su traslado a otros puntos de la geografía española. "Hay una realidad en Cuba que no puede depender de un ministro", en referencia al ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, quien el pasado martes defendió que la decisión de La Habana de liberar a los 52 presos de los 75 detenidos en marzo de 2003 debería ser motivo suficiente para que los Veintisiete acaben con la posición común, aunque asumió que "es una decisión de 27 países". Por ello, añadió: "Nos gustaría poder plantearlo en el Parlamento Europeo antes de que se tome una determinación sobre la posición común". Los ministros de Exteriores deben abordar la cuestión sobre la posición común en septiembre, tras dar la Presidencia española de turno un plazo de tres meses el pasado mes de junio.


En este mismo sentido, la presidenta de la Federación Española de Asociaciones Cubanas (FECU), Elena Larrinaga, explicó que los ex presos han expresado su deseo de aprovechar su estancia en España para denunciar "lo que pasa en Cuba" y que "les gustaría ir a Bruselas para explicar personalmente ante el Parlamento Europeo la realidad de Cuba". No obstante, no pudo precisar una posible fecha para esa comparecencia.


Gálvez, quien pasó "siete años y cuatro meses en una celda de dos metros y medio", agradeció tanto las gestiones del cardenal cubano Jaime Ortega como "la participación del Gobierno español" para conseguir su excarcelación, pero recordó que en estos momentos los siete presos se encuentran en un "limbo jurídico". "Somos libres a medias", aseveró. "Mientras no se libere a todos los presos políticos, y no sólo a los que conformamos el proceso de la Primavera Negra, sino otros presos que llevan en la cárcel 15, 18 y hasta 20 años, no podremos decir que estamos plenamente en libertad", manifestó.


Según el ex preso cubano, su felicidad plena llegará el día en el que pueda vivir su libertad en Cuba junto a sus seres queridos y cuando en la isla todos los cubanos puedan vivir sin importar su "opinión política ni religiosa". Además, recordó que los siete disidentes se encuentran en Madrid gracias a la muerte del opositor castrista Orlando Zapata, a los 135 días de huelga de hambre de Guillermo Fariñas, "a la fe y a la lucha inquebrantable de las Damas de Blanco".


Además, Omar Rodríguez Saludes y Normando Hernández González, los dos presos políticos cubanos llegados ayer a Madrid pidieron a la UE que no abandone la Posición Común que rige la política de los Veintisiete hacia la Cuba. "Es una aberración retirar la posición común porque los objetivos de la misma no se han cumplido", subrayó Hernández en declaraciones a la prensa en el hostal de Vallecas. "Los objetivos eran que en Cuba se respetaran los Derechos Humanos y los derechos inalienables de los hombres y eso no se ha conseguido", subrayó el periodista, quien trabajaba para Radio Martí y fue condenado a 25 años de cárcel tras ser detenido en 2003.

  • 1