martes, 19 febrero 2019
19:26
, última actualización
Local

La división en Bélgica marca las elecciones anticipadas

El partido independentista flamenco lidera las encuestas para las generales de hoy.

el 12 jun 2010 / 19:43 h.

TAGS:

El presidente del Partido Popular para la Libertad y la Democracia, Mark Rutte (izq.)
Bélgica celebra hoy elecciones generales anticipadas en un momento en el que la escisión del país ha dejado de ser un tema tabú y crece el apoyo al partido independentista flamenco N-VA, que saldría victorioso según los sondeos.


La caída del Gobierno de coalición presidido por el democristiano flamenco Yves Leterme a causa del eterno conflicto lingüístico entre neerlandófonos y francófonos ha forzado el adelantamiento de los comicios en un momento económico crítico y a pocas semanas de que Bélgica asuma la presidencia rotatoria de la Unión Europea. Pero también ha hecho que la unidad del país haya dejado de ser un tema tabú, al volver a poner en evidencia las dificultades para llegar a acuerdos entre las dos principales comunidades lingüísticas.


"¿Este país tiene todavía sentido?, ¿o, por decirlo de otra manera, flamencos y franceses todavía quieren vivir juntos? La pregunta ha estado implícita en la filigrana de todas las negociaciones. Pero, ha sido planteada oficialmente por primera vez durante esta campaña", escribe la especialista en política del diario francófono Le Soir Véronique Lamquin, en una columna publicada ayer.


En este sentido, Lamquin considera clave el hecho de que los partidos francófonos se hayan sumado por primera vez al compromiso de los flamencos de llevar a cabo una "gran reforma del Estado", por lo que reitera: "El plan B ya no es tabú".


Esta posibilidad cobra fuerza ante el ascenso de los nacionalistas de la Nueva Alianza Flamenca (N-VA), que según los sondeos se convertirán en el partido más votado de Flandes, donde tradicionalmente se decide el color del primer ministro al contar con mayor población que la francófona Valonia. Sin embargo, la subida de los separatistas también podría contribuir a fragmentar el voto en la más populosa Flandes, permitiendo el nombramiento de un primer ministro francófono en más de treinta años, cargo que según los sondeos recaería en el socialista Elio Di Rupo.


Pero, más allá del resultado que arrojen las urnas, las dificultades comenzarán el lunes, cuando las fuerzas inicien los contactos para formar Gobierno, un proceso que llevó nueve meses al primer ministro saliente, el democristiano flamenco (CD&V) Yves Leterme, tras los comicios de junio de 2007. "Formar una coalición será complicado porque los dos sistemas de partidos son asimétricos y la agenda política es muy diferente", ya que los flamencos están más pendientes de solucionar el conflicto lingüístico de la capital, mientras que los francófonos están atentos a cuestiones como el presupuesto o las pensiones, explicó a Efe Benoit Rihoux, profesor de Ciencia Política en la Universidad Católica de Lovaina.


Los separatistas flamencos del N-VA han decidido no esperar a conocer los resultados y ayer mismo anunciaron que ya han iniciado contactos informales con los partidos francófonos para llevar a cabo la reforma del Estado, según informó su portavoz, Jeroen Overmeer. Las fuerzas políticas han prometido acelerar la formación de una coalición de gobierno para poder afrontar el ajuste del presupuesto a que se enfrenta Bélgica, cuyo nivel de deuda (casi el 100% del PIB) hace que sea señalada como la "Grecia del norte" por algunos analistas financieros.


Más de siete millones de electores están convocados mañana a las urnas para elegir a 150 diputados y 40 senadores de elección directa. Las 15.391 oficinas electorales abrirán a las 8.00 (hora local) y cerrarán entre las 13.00 y las 15.00 horas en función de si cuentan con equipamiento para el voto electrónico.

  • 1