Local

La economía es ahora cuestión de patriotismo

La economía se ha convertido en la gran protagonista de las últimas discusiones entre PSOE y PP y, por ahora, es la estrella del debate político de cara a la campaña para las elecciones generales de marzo. (Foto: Paco Campos/ EFE).

el 14 sep 2009 / 22:28 h.

TAGS:

La economía se ha convertido en la gran protagonista de las últimas discusiones entre PSOE y PP y, por ahora, es la estrella del debate político de cara a la campaña para las elecciones generales de marzo. Zapatero sigue optimista y critica en este terreno la falta de patriotismo del PP, que llama a encender todas las alarmas.

El último grito en reproches en la particular lucha entre el Ejecutivo y la oposición para desacreditarse mutuamente lo protagonizó ayer el presidente del Gobierno. José Luis Rodríguez Zapatero acusó a los populares de no ser patrióticos con su discurso "alarmista" sobre la situación económica del país y expresó, una vez más, su "total confianza" en el presente y el futuro de la economía española.

Zapatero intervino en un desayuno organizado por Nueva Economía Fórum, en el que reclamó unas "gotas de patriotismo" a quienes están provocando un "alarmismo injustificado", y también pidió "prudencia y sensatez" a la hora de analizar las cifras macroeconómicas. El jefe del Ejecutivo aseguró que ninguna de las "tensiones" actuales de la economía global, como las turbulencias financieras o el aumento del precio del petróleo y las materias primas "procede de la existencia de problemas españoles".

Zapatero calificó de "aceptable" la herencia económica recibida del PP en 2004, si bien matizó que "no iba más allá de un grado modesto en relación con el capital económico y social que hemos sido capaces de generar". Recordó así que cuando el PSOE llegó al Gobierno la economía crecía a un ritmo del 2,9% y 2007 cerrará con un aumento del 3,8%, casi un punto más.

Por otra parte, el presidente confirmó que el programa electoral socialista incluirá una reforma del IRPF que seguirá "aliviando" a las rentas del trabajo, si bien irá más dirigida a "simplificar" este impuesto que a reducirlo. Tras señalar que ésta ha sido la "legislatura del empleo", con 600.000 nuevos puestos de trabajo sólo en 2007, Zapatero consideró posible crear 1,6 millones de empleos más en los próximos cuatro años, cifra que podría llegar incluso a los dos millones.

Zapatero, por cierto, almorzó ayer en La Moncloa con dirigentes de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), con los que analizó la actual coyuntura de desaceleración económica y otras cuestiones como el diferencial de inflación con Europa. En el almuerzo estuvieron los ministros de Economía y Trabajo.

El otro lado.

Mientras tanto, el líder del PP, Mariano Rajoy, respondió a las voces socialistas que le acusan de agorero que el PP no hace "catastrofismo" económico sino que se limitar contar "lo que todo el mundo sabe". A su juicio, los últimos datos conocidos sobre la inflación o el desempleo evidencian que hay un "problema de verdad" y, por lo tanto, las "recetas" del Gobierno socialista no son las "adecuadas".

Rajoy admitió, eso sí, que la situación económica está hoy "mejor de como la dejaron los socialistas en 1995" pero insistió en que hay que "tomar medidas económicas pronto". "Hay que hacer algo para generar credibilidad y confianza. La economía puede salir adelante", enfatizó.

Por eso, aseguró que si gana las elecciones presentará un paquete de medidas antes de este verano centradas en bajadas de impuestos y subidas de pensiones para mejorar el poder adquisitivo de los ciudadanos. Entre otras cosas, el líder popular aseguró que hará una rebaja del Impuesto de Sociedades en torno al 5% para que las empresas españolas puedan competir.

  • 1